En el año 1975, el todavía desconocido Hugh Holland cambiaría, sin saberlo, la historia del skate, la del sur de California y, por tanto, la de un movimiento que continúa hasta nuestros días. Con cámara en mano, en verano de ese año pululó por Laurel Canyon Boulevard en Los Angeles, California, y empezó a fotografíar a chicos jóvenes, muy ágiles y con aspecto desenfadado y alegre (recordemos que en los años 70 que los chicos llevaran el pelo largo era algo más que habitual). Holland, con un sexto sentido muy acentuado, intuyó que había dado con algo nuevo, fresco y que merecía su atención. Así, durante los próximos tres años, se dedicó a capturar en imágenes a todos los skaters habidos y por haber en las calles de Los Angeles, en el valle de San Fernando, la playa de Venice Beach, San Francisco y Baja California, Mexico. Debido a una gran sequía que hubo en ese año, numerosas piscinas y espacios quedaron en desuso, cosa que aprovecharon todos los skaters prematuros. Fruto de esta inclemencia temporal, nacieron pandillas míticas como Dogtown o Z-Boys. Así es como cobró vida Locals Only, la serie fotográfica que mostraría al mundo cómo los skaters del sur de California, serían una tribu urbana que transformaría la historia contemporánea actual tal y como la conocemos.

www.hughholland.com

Texto: Nadia Leal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *