A veces guardamos en nuestra memoria el recuerdo idealizado de una época que vivimos con ilusión. La visión romántica de un tiempo pasado que tratamos de mantener intacto, pese al paso de los años. El trabajo de Sebastien Zanella nos regala pequeños retazos de esos recuerdos capturados en imágenes del presente. Su ojo mantiene viva la visión romántica del surf y del skate que vivió durante su adolescencia y primera juventud. Fotógrafo y filmmaker, Sebastien Zanella tiene la capacidad de convertir una imagen actual en una especie de evocación del pasado, entre el sueño y la melancolía. El surf y el skate son su gran pasión, y van de la mano de su otro gran amor, la fotografía. Hablamos con él de su libro Wave Melancolía, del origen del proyecto Desillusion y de su percepción de la actual cultura del surf y el skateboarding.

 

Tributo a un estilo de vida

Wave Melancolia es tu primer libro personal, un tributo en imágenes a un estilo de vida que,  en palabras de Sebastien Zanella,  está en decadencia. ¿Cuál es tu percepción de la cultura del skateboarding y del surf hoy? ¿Por qué hablas de perdición?

Si te digo la verdad,  no creo que esté en decadencia. Es solo mi visión romántica del surf y del skate la que va camino a la perdición. Desde que soy adolescente,  pensaba que el surf y el skate eran el tipo de actividad perfecta para personas que,  como yo,  no se reconocen dentro de las reglas que marca la sociedad. Si es así,  si no sientes que estás en el lugar correcto,  con el skate y el surf puedes inventarlo. Se trata de libertad y creatividad. Por eso,  cuando observas de cerca a las personas que en el pasado se dedicaban a esto,  eran auténticos rebeldes sin causa,  artistas,  beautiful losers. Ninguno de los que elegían hacer skate o surf se preocupaban por ser los más populares en la escuela secundaria o en los medios de comunicación. Hoy ya no veo eso.

La mayoría de los niños que eligen esta actividad lo hacen principalmente para ser populares. Llevan marcas de moda,  aparecen en las, webs de las marcas y juegan al juego de los seguidores. Se hacen los rebeldes actuando como gilipollas,  fumando y bebiendo demasiado. Creo que mi visión romántica de lo que era patinar y surfear está muerta. La gente hoy se preocupa demasiado por lo que piensan de ellos. Supongo que las redes sociales y nuestra era tienen algo que ver con eso.

Creando desde la melancolía

Hablas de mantener vivo el sueño adolescente,  como cuando vivías tu adolescencia patinando y surfeando: un tiempo que ya no ves representado en el presente. Este es un proyecto creado desde la más profunda melancolía. ¿Qué significa para ti este libro?

Este libro significa mucho para mí: me ha ayudado a madurar. Ya que sigo siendo como un adolescente, estoy viviendo en este sueño en el que yo pensaba que lo que estamos haciendo es más que un deporte: es una manera de vivir,  una subcultura,  una forma de encontrar el camino para aquellos que, como yo,  no se sienten cómodos haciéndolo por los cauces normales.

Después de veinte años en Desillusion me he dado cuenta de que en este mundo, y alrededor de mí mismo, hay una gran cantidad de niños pijos, que solo quieren divertirse o personas mayores que han hecho negocio con la idea de ‘cultura’. Supongo que era demasiado romántico y me di cuenta de ello con 35 años. Wave Melancolia es un testimonio de ese sueño adolescente. Pero no me malinterpretéis: no estoy triste,  ni siquiera enfadado. Esto es simplemente lo que es. Y estoy muy orgulloso de poder mantener una cierta idea del skate y del surf a través de mi trabajo en Desillusion, y poder ayudar a los niños alrededor del mundo a crear.

Danos una interpretación emocional del lema de Wave Melancolia: “Para los que sueñan con mundos extraños”.

Se trata de lo que os he explicado antes: para aquellos a los que vivir en este mundo se hace demasiado duro hemos inventado una especie de mundo paralelo. Y a menudo este mundo tiene más alma y más realidad que nuestro propio mundo.

La belleza del momento

¿Para Sebastien Zanella qué llegó primero? ¿Tu pasión por el skateboarding y el surf o tu pasión por la fotografía?

Supongo que todo a la vez. También me apasionaban la música,  el dibujo y todas las actividades que no incluyeran padres,  guías,  profesores o reglas,  pero se me daban mal. Más tarde me detectaron un TDAH fuerte,  así que supongo que es por eso por lo que no puedo estar tranquilo en una habitación, en la clase, etc. Así que, en cierta manera, toda esta actividad fue mi medicina.

¿Prefieres analógico o digital?

Me encanta todo si me ayuda a decir la verdad. Porque, al final, eso es todo lo que importa: ¿es mi trabajo una copia de una copia? ¿Está influenciado por alguien o mi trabajo expresa lo que realmente quiero decir? Así que me encantan ambos, y a menudo cambio de uno a otro. Depende del tema y de lo que quiero decir.

¿Qué es lo que buscas desde tu posición tras la lente de tu cámara?

Realmente nada. Cada intelectualización viene antes de disparar: conocer dónde ir, lo que quiero y lo que espero. Pero cuando empiezo a disparar, me dejo llevar y me adapto al momento. Lo que trato la mayoría de las veces es de capturar una cierta belleza del momento, así que me preparo de manera que mis sentidos sean conscientes. Pienso en nada y dejo que solo sea una serie de reacciones.

Expresando emociones

¿Qué te da el vídeo que no te dé la fotografía?

Cada medio me ayuda a expresar una cierta emoción que no puedo expresar con el otro. Con la fotografía soy un espectador del mundo y solo pongo mi lente en lo que creo que habla sobre mí y mis emociones. Pero con la película puedo controlar mas hacia dónde quiero ir, hay menos accidentes. Así que cuando logro hacer un cortometraje es mucho más gratificante.

Has trabajado con un montón de marcas de primera línea mundial. ¿Qué tipo de valores buscan en el trabajo de Sebastien Zanella?

Supongo que mi sensibilidad. No sé qué decir más.

Nos encanta Desillusion Magazine. Pensamos que publicáis las imágenes más bellas e inspiradoras de la cultura del skate y el surf. Es tan diferente a cualquier otra revista en la escena… ¿Cómo vino la idea de crear este tipo de revista?

Tenía 16 años cuando empecé con esta idea, simplemente dibujando en la escuela y haciendo el fanzine al estilo hazlo tú mismo. Fue hace más de veinte años. Desillusion era como mi diario de a bordo. Escribía cosas estúpidas en mis veinte años, pero con el tiempo se convirtió en algo más serio. La verdad es que Desillusion era como una excusa para mí,  una excusa para entrevistar a personas increíbles,  para ir a lugares, increíbles. Fui muy afortunado al poder centrarme en ese proyecto durante un año. Me ha llevado hasta donde estoy hoy.

Desillusion Magazine, un viaje sin rutina

¿Cuál es tu día a día de Sebastien Zanella como redactor jefe de Desillusion Magazine?

Desillusion Magazine no es una revista, quizá lo fue tiempo atrás,  pero para mí es como un gran amigo, un monstruo a veces, que va conmigo allá donde voy. Me enseña mucho. Así que no hay ninguna rutina. Lo hago todo yo y a mi manera, tal y como solía hacer cuando era un adolescente. Puedo sacar un número al año o más, si quiero. Realmente depende de la gente que haya conocido en el camino. Si después de un viaje de dos años he hecho muchas fotografías y he conocido a mucha gente interesante, entonces hago un libro. Y esto puede ocurrir también después de un solo mes de viaje.

En la actualidad solo quiero asegurarme de que todo lo que publico tiene un sentido para mí. He trabajado con mucha gente errónea, en Desillusion Magazine también, y no quiero volver a cometer errores. Hay tanta información en la actualidad que no quiero hacer trabajos sin sentido.

fotografia skate    Fotografía surf Sebastian Zanella

Sebastian Zanella

Fotografía surf

fotografia surf

fotografia skate

Sebastian Zanella

Sebastian Zanella

Sebastian Zanella

fotografia skate

Fotografía surf

Fotografía surf

Sebastian Zanella

Sebastian Zanella

thewavesagency.com/sebastien-zanella

Entrevista: Rosario Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *