Hace ya diez años se inauguraba Espai Tactel. Un espacio que acogía distintas prácticas vinculadas al arte, la música y el diseño, con lo que ampliaba el concepto de galería de arte. Hoy esa idea se ha cristalizado en House of Chappaz, un proyecto deslocalizado, aunque no solo geográficamente. Hablamos con su director, Ismaël Chappaz (Valencia, 1982), para que nos amplíe su visión de la cultura contemporánea y sus objetivos con este proyecto.

House of Chappaz
House of Chappaz en ARCO 2022

House of Chappaz: amor hacia el arte no desde su visión más mercantilista

En primer lugar, enhorabuena, tanto por el aniversario como por esta nueva etapa. Mantener un proyecto y superar un año como el pasado no es nada fácil. ¿Cómo crees que ha sido tu aprendizaje?

Abrí la galería en 2011 y aún no había cumplido los 29 años. A diferencia de muchos compañeros de profesión, no soy ni heredero de una marca ya existente, ni exasistente, ni súcubo de nadie. La carrera me la he labrado a base de prueba y error, que no han sido pocos.

Lanzarse al vacío sin red es tremendo, pero en la caída se puede aprender a tomar tierra con el menor daño posible. Una galería es un proyecto complejo, sobre todo si lo enfocas desde el amor hacia el arte y no desde su visión más mercantilista.

¿En qué han cambiado tus expectativas cuando iniciaste la galería respecto al nuevo proyecto?

Mis expectativas son muy superiores a las que tenía hace diez años. Siempre he sido una persona para la que el afán de superación significa estar vivo, y poco a poco voy logrando más metas: estar en ARCO 2022, por lo que la galería lleva más de la mitad de su existencia en ese gran ‘validador’ de calidad.

Desde 2020 asistimos a ART BRUSSELS, una de las ferias más importantes del Viejo Continente; ahora mismo tengo tres sedes (dos en Valencia y una en Barcelona) y un equipo increíble, además de un grupo de artistas que componen un proyecto de lo más sólido y moderno.

Fito Conesa. House of Chappaz en ARCO 2022
Michael Roy. House of Chappaz en ARCO 2022
Izquierda: Michael Roy / Derecha: Natacha Leseueur. House of Chappaz en ARCO 2022

Un equipo que juega en otra liga

Una de las referencias en el nuevo nombre son las Houses neoyorquinas, organizaciones familiares creadas por personas lgtbi+ abandonadas, que generaban un espacio de apoyo y crecimiento mutuo. ¿Cuál es la familia que has elegido para crear en este proyecto?

Formo parte de un equipo increíble, por lo que no puedo estar más orgulloso. Mis socios de Barcelona son Toormix, Oriol Armengou y Ferran Mitxans, que son de los mejores diseñadores estatales y los responsables de la nueva imagen y del rebranding.

En cuanto al nuevo espacio de Valencia, se lo debo a María Tinoco, con quien llevo trabajando desde hace diez años, pero ahora de forma ‘oficial’. Ha sido directora de galería y actualmente es la subdirectora de la escuela de diseño LABA. A toda esa experiencia en gestión hay que sumar que es una auténtica crack, con lo cual es un lujo contar con una socia así. Todo el equipo tenemos una conciencia sociopolítica afín, con lo que el nuevo naming le va como anillo al dedo. Y todo el mundo sabe que a mí me pirran los anillos…

Todo el equipo tenemos una conciencia sociopolítica afín, con lo que el nuevo naming le va como anillo al dedo. Y todo el mundo sabe que a mí me pirran los anillos…

Influencias personales en el devenir de la galería

La polisemia del nombre juega tanto con el hecho de que uno de los espacios sea tu propia casa como con la idea de marca. Paris is burning (Jennie Livingston, 1991) documenta esta filiación entre las Houses y las casas de moda llegando a crear el voguing.

Esta idea de la marca pasa por reivindicar tu apellido. ¿Hasta qué punto crees que lo biográfico tiene peso en la galería? Pienso en las dos exposiciones con las que has inaugurado el proyecto: Una cruzada de pasiones y Contact / Together again.

Soy originario de Suiza y mi apellido forma parte de la historia e idiosincrasia del país. Remontándome al siglo pasado encontramos políticos –Maurice Troillet, mi tío bisabuelo, fue presidente de Suiza y consejero de estado durante 40 años–, escritores –mi tío abuelo Maurice Chappaz y mi tía abuela Corinna Bille fueron ambos Prix Goncourt y Prix Schiller, lo que viene a ser el premio Cervantes de Francia y de Suiza–, viticultores –Marie Thérèse Chappaz, mi tía, es una de las viticultoras biodinámicas más importantes del mundo–… Pero no solo eso.

Somos una familia muy avanzada y moderna en todos los sentidos. No crecí reprimido por ninguna presión religiosa, más allá de la conciencia del origen judío de mi padre, hecho del que me siento muy orgulloso, y dentro de unos dogmas feministas muy avanzados para la época, al menos en el contexto español de finales de los 80 y principios de los 90, que estaba aún asentando sus políticas sociales.

Todo esto, evidentemente, ha influido en el devenir de la galería. Por eso al inaugurar el nuevo proyecto era imprescindible generar un statement y estaba claro que temas como la reivindicación del activismo queer y de la lucha contra el sida con la expo Contact / Together again en Barcelona, o las estéticas de la modernidad con su auge y su declive en torno a algo tan concreto como fue la –olvidada y mal entendida– movida valenciana con la expo Una cruzada de pasiones en Valencia era una manera de darle forma a nivel conceptual a House of Chappaz.

house of chappaz
Momu & No Es en House of Chappaz, Valencia
house of chappaz
Momu & No Es en House od Chappaz, Valencia

La cultura de club en House of Chappaz

Dentro de los aspectos que tienen en común ambos proyectos encontramos la importancia de la cultura de club –las balls de las que surgió el voguing, el activismo musical durante la crisis del VIH del proyecto Red + Hot como aglutinador de identidades y colectivos–. Además, en 2021 organizaste sesiones de electrónica en Bombas Gens. ¿Qué papel tiene la música en el proyecto?

La música es probablemente mi mayor obsesión. Sandra Guimarães, directora de Bombas Gens, descubrió de forma casual mi relación con la electrónica y mi faceta como Dj en diferentes clubs, de forma que una visita de Abierto València 2020 se convirtió en un dialogo sobre mis días como Dj y una propuesta para generar un nuevo proyecto.

Todo esto derivó en las Bombas DJ Sessions, programa que terminó en diciembre de 2021 y por el cual han pasado artistas multidisciplinares como Fito Conesa desde Barcelona; comisarias como Bea Escudero, que trabaja en el centro de arte Es Baluard, en Mallorca, o periodistas especializados como Daniel Van Lion, desde Madrid.

House of Chappaz
Momu & No Es en House of Chappaz, Valencia
Momu & No Es en House of Chappaz, Valencia

Considero que uno de los objetivos del proyecto es servir de aglutinador de una escena, vinculada tanto a la modernidad como a la experiencia colectiva de generar espacios en los que la gente pueda tener una sensación de pertenencia o red. Es de ahí de donde surge la colaboración con LABA en BlaBlaNights.

El año pasado la escuela superior de arte y diseño LABA de Florencia decidió instalarse en Valencia como su primera sede extranjera. BlaBlaNights surgió de una forma orgánica. Al final siempre tengo la necesidad de mostrar lo que me gusta y tratar de transmitir y hacer participe al resto de la gente de mis intereses, ya sean musicales como Dj, como comisario, como galerista o como profesor. Así se generó un ciclo gratuito de masterclasses con expertos, artistas y creativos relevantes en el ámbito del diseño y la imagen, poniendo el énfasis en aspectos tecnológicos de sus procesos.

En estas sesiones no solo hablan de sus trabajos, sino que exponen las tendencias de los lenguajes digitales en diferentes áreas de las industrias culturales. El proyecto se dirige a todos los públicos y con especial atención al público profesional, y estudiantes de arte, diseño, fotografía y vídeo.

Realmente la presencia en los espacios de la galería, ferias y centros de arte y ámbitos académicos convierte el proyecto en algo muy singular en el panorama estatal. ¿Qué nuevos objetivos te gustaría lograr en un futuro próximo? ¿Cuáles son los planes de House of Chappaz?

Como ya he comentado, soy una persona ambiciosa y nunca me he puesto límites. Hace diez años abrí un pequeño espacio con apenas 50 metros en el barrio de moda de aquel entonces, Ruzafa. A día de hoy, tengo entre los dos espacios de Valencia unos 150 metros expositivos sumados a otros 150 en Barcelona.

En diez años he pasado de 50 a 300 metros, de ser un jovencito que abre una galería de arte emergente a estar entre las diez galerías jóvenes más punteras del país, con presencia en ferias de arte contemporáneo internacionales, con artistas exponiendo en grandes instituciones (nacionales e internacionales), vendiendo a las mejores fundaciones y museos…

La verdad es que estoy bastante orgulloso de todo lo que he logrado en esta última década, pero estancarme no va con mi carácter. Supongo que los grandes retos aún están por llegar… Aunque siempre puede caerme una maceta de geranios en la cabeza. Me resultaría una muerte muy patética. Por eso me hace tanta gracia: odio los geranios.

houseofchappaz.com

Entrevista: Eduardo García Nieto
Foto cabecera: Nacho López Ortiz
Fotos ARCO: Roberto Ruiz
Fotos House of Chappaz: Sergio Pradana

 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.