Troormix es un estudio de diseño gráfico afincado en Barcelona, especializado en proyectos de branding, dirección de arte, editorial, web y mucho más. El pensamiento, el diseño y la innovación son el motor que los impulsa, «Primero pensamos, depués diseñamos», ese es un leitmotiv. Troormix nace por la inquietud de desarrollar una forma de trabajo propia y distinta a la que nos encontramos en las estructuras del mundo del diseño que se han podido ver hasta el momento. Una mezcla de perfiles, disciplinas y personalidad que expresan a través de un nombre su trabajo.

¿Cómo entendéis el diseño? En Toormix entendemos el diseño como la mezcla entre las ideas, la funcionalidad y la estética. Todo trabajado a través de la creatividad y la coherencia. No hay diseño sin idea, no hay diseño sin concepto. La estética por la estética no existe para nosotros.

¿Quién os influye en vuestro trabajo? A lo largo de nuestra carrera hay muchos diseñadores que nos han influido y de los cuales bebemos, pero también es verdad que muchos creadores de otros campos profesionales, sean estos cocineros, directores de cine o artistas, pueden ser mucho más influyentes en tu carrera profesional que un colega de profesión. Creemos que mucha gente que tiene un buen discurso creativo, mediante sus ideas te influye más que un profesional de tu mismo sector.

¿Os beneficia el hecho de vivir y trabajar en Barcelona? Habladnos un poco del tejido cultural en lo que a diseño gráfico se refiere. Quizás en Barcelona, por la tradición que hay, los clientes son un poco más sensibles al diseño y están más acostumbrados a demandarlo y, aunque no todo el campo es orégano, a respetarlo. Con esto seguramente su criterio también sea un poco más fino. También es verdad que, a su vez, existen muchos diseñadores en nuestra ciudad, y esto dificulta el mercado, aunque también quizás lo profesionaliza y lo convierte en más exigente y en más profesional. Esta situación también nos obliga a hacer un esfuerzo mayor para trabajar fuera. Pero en general el ecosistema de diseño que existe en Barcelona es estimulante. Seguramente no seamos conscientes de la suerte que tenemos por estar aquí.

Sobre vuestros últimos proyectos… ¿Tenéis alguna sorpresa que contarnos? ¡Un montón! Después de estrenar la nueva web de la cadena hotelera H10 Hotels, lo cual nos ha llevado bastante tiempo de desarrollo, hay un proyecto con el que llevamos mucho tiempo y que nos hace especial ilusión, aunque es un proyecto que preferiríamos no lo tuviese que ver demasiada gente: el diseño y conceptualización del nuevo hospital de día de oncología y hematología infantil en el Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona y que promueve la Fundació Small. Es un proyecto que nos hace especial ilusión por su finalidad social y porque hemos podido trabajar desde el concepto del propio espacio a la experiencia del usuario, pasando por el diseño formal y la dirección de arte del proyecto de interiorismo. Un trabajo en el que hemos montado equipo con arquitectos, el equipo médico y la Fundación Small. Aparte de este, también estamos preparando proyectos de identidad, la gráfica para una película de terror que ya se está rodando en Barcelona o la identidad para la décima edición de la Barcelona Design Week.

Para vosotros es muy importante el entorno de trabajo. Explicadnos qué es El Taller, ¡que sabéis que tanto nos gusta! Hace unos cuatro años que empezamos a desarrollar este nuevo sistema de trabajo y la verdad es que ha sido un cambio en nuestra metodología que nos ha llevado a evolucionar como equipo y también como profesionales. El Taller es un espacio paralelo y separado de nuestra oficina principal, adonde vamos los viernes, un espacio alejado de nuestro día a día que nos permite desarrollar otro tipo de dinámicas de trabajo más centradas en la investigación y a cuestionarlo todo a través de la reflexión y el diálogo. Es una inversión en tiempo que nos ha permitido crecer como profesionales y como personas en beneficio del estudio y con el objetivo de analizar y definir lo que va a ser el futuro de Toormix, sus procesos y metodologías, e investigar con nuevas estructuras, mecánicas e incluso relaciones con los clientes.

Soléis dar muchos workshops. De hecho, nos conocimos por uno que vinisteis a dar en Valencia. Disfrutamos mucho dando talleres y clases. Normalmente son formatos intensivos o pequeños workshops. La mayoría de ellos van relacionados con la creación de identidad y abarcan el proceso de creación de una marca para un proyecto que nos inventamos para hacerlo lo más lúdico y educativo posible. Se trabaja todo el proceso empezando por el del estudio del briefing, la fase de investigación y benchmark, la creación del nombre, la jerarquía de la denominación y arquitectura de marca, y seguidamente todo el proceso relacionado con la conceptualización y el desarrollo gráfico de la propuesta. Incidimos mucho en el argumentario de las ideas. Fomentamos el trabajo en equipo y se comparten los proyectos en sus diferentes fases con el objetivo de abrirlos a las opiniones de todo el grupo y aportar en beneficio de los proyectos.

Es importante enseñar a trabajar la fase del diseño conceptual y estructural para luego ir sobre seguro en la fase de la ejecución gráfica. Defendemos mucho la idea de que primero hay que pensar y después al final de todo, diseñar. El diseño formal no tiene sentido sin una base conceptual. Por eso buscamos que los alumnos trabajen siempre con ideas sólidas y creen historias. En algunos casos, hemos desarrollado solo sesiones de conceptualización y creemos que son las más interesantes y sorpresivas, ya que muchas veces la gente no se espera que un workshop de diseño se base en las ideas y no en la forma. Sesiones en las que se acaba justo cuando se define la idea y se tiene muy claro cómo va a ser el desarrollo gráfico. En el fondo, diseñar es muy fácil cuando se tienen las ideas claras y el camino a seguir. Finalmente, otro tipo de taller que hicimos en Valencia y que fue una muy buena experiencia lo desarrollamos hace un par de años en la EASD e iba enfocado a la innovación en los procesos de creatividad y la docencia. ¡Nuestros alumnos fueron los profesores de la escuela! La verdad es que, como estudio, dar clase es estimulante y te sirve también para reordenarte, ya que el hecho de explicar tus ideas y metodología te obliga a ordenar tus ideas y a estructurarlas para que sean comprensibles y se entiendan de forma lógica.

También generáis eventos y exposiciones vinculadas con el diseño. Supongo que es un interés que hemos ido acumulando en estos últimos años. Quizás sea por nuestra trayectoria, por un interés especial por dar voz a los diseñadores con el fin de ayudar a crear un poco de consciencia y dotar de valor nuestro trabajo o por la oportunidad que nos han dado instituciones y espacios vinculados al diseño. El hecho es que hemos estado creando y colaborando en varios proyectos en esta línea. Hemos organizado cinco ediciones del Behance Portfolio Reviews en Barcelona, un evento en el que mezclábamos microconferencias con música, cerveza, expos e instalaciones.

También el año pasado organizamos la exposición Inside Designers, que profundizaba en la forma de pensar y trabajar que tienen los diseñadores, una forma de explicar el diseño más allá de las imágenes, que es la visión habitual que se ofrece del diseño como disciplina. Era una exposición de diseño articulada a través de las palabras. Quisimos explicar el enfoque de los distintos diseñadores a través de los conceptos y ofrecer al visitante la posibilidad de ver la coherencia entre las palabras y las imágenes. Pocas veces tenemos la oportunidad de explicar nuestras inquietudes, y una exposición de pensamiento más allá de la muestra de piezas visuales fue muy interesante. Invitamos a veinte diseñadores y también a ocho escuelas de diseño de Barcelona, que explicaban cómo veían a los diseñadores del futuro, una fórmula que extenderemos al resto del estado y también a nivel internacional. Para este año también preparamos nuevos formatos expositivos y otras actividades dentro de la Barcelona Design Week 2015, que ya desvelaremos conforme las vayamos cerrando.

Habladnos de vuestro leitmotiv Primero pensamos y luego diseñamos. Como ya hemos comentado en algunos puntos de la entrevista, en Toormix damos mucho peso a la parte previa al desarrollo gráfico de un proyecto. Todo aquello que tiene que ver con la estrategia y la conceptualización creemos que es tan o más importante que la fase visual. En el estudio estamos especializados en proyectos de identidad globales que nos obligan a trabajar fuerte las ideas para generar una coherencia entre todas las piezas. Es la clave para transmitir claramente las ideas y ser coherente con el posicionamiento de aquello que queremos transmitir. Es por eso por lo que decimos que primero pensamos y luego diseñamos. Es un proceso que no funciona el uno sin el otro y un sinónimo muy gráfico de todo nuestro trabajo.

 

toormix.com

Entrevista: Tactelgraphics

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *