Cuenta la leyenda que en el mundo hay más locos sueltos que los que hay encerrados en el manicomio. Si vemos el caso de los australianos King Gizzard and The Lizard Wizard, esto es una verdad, VERDADERA en Mayúsculas. Un grupo que ha amenazado en publicar cinco discos en este año 2017, o no está muy cuerdo o tiene una incontinencia creativa o alguna cosa le han puesto en el “Cola Cao”. Pero no es de extrañar si han sacado de la manga 8 discos y dos e.ps’s en 6 años. Su noveno trabajo Flying Microtonal Banana, es otro pepino cósmico de los que nos tiene acostumbrados el grupo. Su grabación ha girado entorno a la experimentación realizada con una guitarra microtonal casera, que ha hecho que todos los instrumentos se tuvieran que adaptar a su tono. El resultado es la banda sonora del Apocalipsis, con sus jinetes cabalgando a ritmo Krautrock infernal que marcan sus dos baterías, moviéndose por parajes psicodélicos frenéticos, sonido “garagero” de ultratumba y por donde soplan reminiscencias de folk, jazz, soul y “ramalazos” varios. Pero esta vez la gran locura, ha sido dar un mayor protagonismo a los instrumentos de viento chirriantes, como la harmónica y una trompeta turca desquiciada llamada Zurna. Abrimos la caja de Pandora: Rattlesnake es un motor a ritmo de metrónomo a punto de implosionar, Melting es pop psicodélico a base de teclados hipnóticos, Open Water es como si Black Sabbath hubieran grabado “Paranoid “en un Akelarre orgiástico. Sleep Drifter brilla y da luz radiante. Billabong Valley es la suma de melodías del medievo con fantasías de cuento embrujado, el rock progresivo y el “hippiesmo” ilustrado aparecen en Anoxia, en cambio Doom City es un compendio descerebrado que va del heavy metal, al grupo alemán Neu! pasando por el cuento de las mil y una noches. Nuclear Fusion es “rarunamente” hipnótica, Flying Microtonal Banana se mueve con el tempo más sosegado del álbum, pero es la más ensordecedora a base de trompetas rompe tímpanos. Si sobrevivimos este año a las 5 bombas atómicas que van a lanzar estos degenerados sonoros, o nos quedamos sin aliento o vamos a convertirnos en seres inmortales mutantes…

Artista: King Gizzard and The Lizard Wizard
Trabajo: Flying Microtonal Banana
Label: Heavenly Recordings

kinggizzardandthelizardwizard.com

Texto: Albert Carreras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *