Andy Bell y Vince Clarke, Vince Clarke y Andy Bell: historia viva del Synth Pop Británico. Asustado por el éxito de unos primerizos Depeche Mode, Vince Clarke formó Yazoo con Alison Moyet, toda una diva de la que también pronto se alejó. El jovencito Andy Bell parecía mucho más moldeable, pero con los años aquel novato supo convertirse en un auténtico icono. Siempre la cara más popular del género, se les ha acusado de livianos y estridentes porque nunca se han avergonzado de su querencia Pop y han hecho gala, sobre todo Bell, de un desprejuiciado exhibicionismo que le ha convertido en una auténtica diva sobre el escenario. Con él hablamos, siempre optimista pese a sus dos prótesis de cadera por las complicaciones del virus VIH que contrajo en 1998, para comentar World Be Gone, un disco donde cambian los excesos por melodrama, con canciones más pausadas, pero con la misma inmeditaez y unos estribillos terriblemente efectivos.

Cuando una banda publica un boxset tan enorme como From Moscow To Mars (13 CDs) es porque sus miembros han muerto o se han quedado sin ideas. (Risas) No, nosotros seguimos aquí y ya tenemos un nuevo disco a punto. Hacía cuatro años que no publicábamos nada nuevo. Normalmente el proceso de sacar un disco toma unos dos años: seis meses para escribirlo y grabarlo, dos o tres meses de promoción y un año y medio de gira, y vuelta a empezar porque cuando llevo un mes o mes y medio en casa sin hacer nada ya me empiezan a entrar picores (risas). El recopilatorio surgió porque nuestro sello Mute fue vendido de nuevo de EMI a BMG y los nuevos dueños necesitaban cash. Al principio estábamos un poco asustados porque era un proyecto muy ambicioso, pero la verdad es que fue un auténtico placer volver a escuchar todas esas canciones.

Escuchando esas antiguas canciones ¿hubo alguna que os sorprendiera para bien (o para mal)? Sí, en el CD de rarezas hay un tema que es una versión de Moon & The Sky que era un tema bastante bailable. Inicialmente, hicimos una versión más lenta, una balada con algo de falsete, pero en el disco sale una versión ¡¡en francés!! que, sinceramente, no recordaba haber grabado, ni siquiera haber escrito la traducción (risas). Han pasado muchos años y muchas cosas, pero creo que recuerdo la mayoría. Aunque ahora la verdad es que no miro demasiado hacia el pasado ni hacia el futuro: vivo día a día, tengo una vaga idea de lo que haré durante el próximo año y medio, pero no me preocupo mucho más allá (con cierta tristeza).

World Be Gone es un disco más pausado, menos contundente en busca del hit, muy diferente al anterior The Violet Flame… Vince vive en Brooklyn y yo vivo en Londres y Miami. Vince vino a Londres y me dijo que íbamos a acabar el disco que teníamos a medias y yo le dije ‘me alegro de que me lo digas porque estaba a punto de abandonar. No quiero formar parte de este show business, no quiero que se me identifique con toda esa basura, con esa gente improductiva que sale en las páginas de cotilleos y que lo único que hace es alimentar rumores: hoy estoy con este y mañana con aquel, estoy en la playa con este bikini, pero no quiero que me filmes…’. Y Vince me dijo: ‘entonces, ¿me dejas?’ (risas) Y yo ‘No, no’. Así que nos sentamos a decidir de qué iba a hablar cada una de las canciones a partir de las melodías que ya teníamos. Nunca lo habíamos hecho así: en lugar de hacer música pop vacía, haríamos algo con más significado.

Muchas veces se ha acusado a Erasure de frívolos, pero creo que siempre ha habido algo más debajo de vuestras canciones pop… Sí, gracias. Eres muy amable. Cuando eres un artista o al menos cuando te das cuenta de que eres ese tipo de persona que tiene una conexión espiritual con el mundo eso siempre produce corrientes subterráneas que se reflejan en la música que haces, sin importar el estilo, la forma. Vince y yo estamos a un mismo nivel y amamos la música de tal manera que no se puede evitar que esas corrientes surjan.

Tú dices que el disco tiene “más significado” y yo digo que es más político, ¿se debe eso a que Vince vive en los Estados Unidos? Efectivamente, hay una visión transatlántica. Cuando estás en contacto con los medios de comunicación ves como hay un interés en mantener a la gente en la oscuridad. Lo mismo pasa con la política, todo es demasiado predecible. Como si lo que pasa en el mundo fuera fruto de la fatalidad, del destino, y que no se pudiera hacer nada para evitarlo. Eso no es así. Me gustaría que la gente tuviera más acceso a la información real, no a toda esta estúpida parafernalia llamada información que no son más que rumores alarmistas para mantener a la gente tranquila en sus casas. Me gustaría poder educar a la gente.

¿Crees que tus canciones ayudan a la gente a nivel personal, a nivel social…? Me gusta creerlo. Tenemos muchos fans en Sudamérica y siempre me he preguntado cómo hacen para saber de qué tratan las canciones si no saben inglés, pero hablas con ellos después de un concierto y han entendido todo lo que querías decir… es fascinante. Es curioso porque antes escribía las melodías con onomatopeyas (se pone a tararear) y después buscaba las palabras que encajaran, pero de todas maneras algún tipo de significado se escurría dentro de la canción y la gente podía percibir la pasión con la que estaba interpretada. Pero no todo estaba en la música, en las letras.

Creo que es innegable que tu valentía y tu actitud personal ha demostrado a mucha gente que no hay que tener miedo a mostrarse libremente, a ser lo que cada cual quiera ser… Esa es una de las mejores cosas de trabajar con Vince: es un diplomático. Si estás en una reunión con un grupo de personas y has de tomar una decisión, él conseguirá que esa decisión sea la mejor para todos, no sólo para nosotros o para una parte, nadie saldrá perjudicado. Él siempre me ha respaldado y al mismo tiempo me ha mantenido con los pies en el suelo. Ha conseguido que nunca me crea mejor, pero tampoco peor, que nadie. Al principio, tenía que improvisar mucho en directo porque siempre teníamos problemas técnicos que Vince tenía que solucionar. Me ponía muy nervioso, así que explicaba chistes o cantaba canciones de The Beatles. Gracias a la confianza de Vince, mi personaje sobre el escenario se fue fortaleciendo. Cada vez era más abiertamente gay, algo que a mediados de los ochenta no era nada sencillo. Lo sentía por Vince, que estaba claramente fuera de su zona de confort, pero yo cada vez disfrutaba más y tenía menos miedo a mostrarme tal como era. Supongo que eso ayudó a mucha gente porque vendimos muchos discos y salimos en Top of the Pops y demostramos que no pasaba nada.

No todo en World Be Gone es comentario social… No, el disco parte de un punto de vista muy personal. Supongo que puede hacerse un análisis político del disco y seguro que Vince estará de acuerdo, pero hay canciones totalmente personales como A Bitter Parting que no habla del Brexit, sino de mi despedida de mi amigo Paul (Hickey, su pareja que murió en 2012): sé que nos volveremos a encontrar. A veces no sé si creo que en el más allá o en la reencarnación o como le quieras llamar, pero sé que volveré a encontrarme con Paul.

Esa esperanza es la misma que aparece en la portada del disco… Sí, le dije al responsable del artwork cómo tenía que ser la portada: una figura femenina en el mascarón de proa de un galeón que atravesaba la tormenta y avanzaba hacia la luz… y eso es lo que hicieron.

Así que eres optimista, crees que la cosa mejorará… Sí, sin duda. Siempre he sido muy optimista. Todos tenemos días malos, pero la luz siempre es más fuerte que la oscuridad.

¿Ha cambiado mucho vuestro proceso compositivo? No, no demasiado. Al principio, Vince tocaba la guitarra o el piano, trabajábamos juntos las melodías y después yo escribía una letra que encajara. En los dos últimos discos, lo hacemos sobre el sintetizador. Yo se lo pedí a Vince y él aceptó, aunque sé que es más complicado para él ya que el sintetizador es menos flexible a la hora de componer. Uno de mis héroes musicales, Giorgio Moroder, fue un maestro a la hora de combinar el sonido sintético y la voz humana de Donna Summer. Una de mis ambiciones musicales para Erasure sería subir a un escenario sólo con un secuenciador para la base mientras que yo me encargo de la melodía, eso es lo que nos falta por hacer, un concierto 100% electrónico.

Hace unos meses tuve el honor de entrevistar a Daniel Miller, ¿qué importancia ha tenido en vuestra carrera? Toda. De no ser por Mute y Daniel, Erasure ya no existiría. De estar en cualquier otro sello, no sólo no habríamos conseguido nada, sino que ya haría muchos años que Vince y yo no nos hablaríamos (risas).

Vince es muy amante de las colaboraciones (VCMG con Martin Gore de Depeche Mode, con Martyn Ware de Heaven 17, con Jean-Michel Jarre o con Paul Hartnoll de Orbital), ¿te sientes celoso cuando saca un disco con otro? ¡¡Mucho!! (risas). Mi proyecto favorito es el de Martyn Ware, aunque me gusta mucho también el de Martin Gore. Me gusta que sean tan diferentes de Erasure, aunque a veces me gustaría que se trajera algo de ellos a Erasure, que fue más experimental conmigo.

Hablemos de tu carrera en solitario, se va a reeditar Electric Blue, ¿vas a sacar algún otro disco a tu nombre? No de momento. Estoy trabajando en un tercer disco de Torsten the Bareback Saint (el alterego escénico que Barney Aston Bullock creó para él), pero aún no tiene título. Es algo bastante complejo. ¿Cómo se inició ese proyecto? Barney y yo coincidimos en unos premios Kerrang! hace diez años Se acercó y me dijo que había escrito una cosa que me podía interesar. Cuando escuché las canciones me quedé maravillado.

El proyecto fue inicialmente creado como un espectáculo teatral para el Festival Fringe de Edimburgo de 2014 en el que Bell cantaba las canciones de Aston Bullock. Sin embargo, Bell se ha encariñado con el personaje y las historias de Torsten ya van por el tercer capítulo. Barney me conoce muy bien, es para mi como otro Vince. Barney es un chico gay tímido, y yo era un chico gay tímido. Conectamos a la hora de ser cínicos acerca del colectivo gay y del show business. Hay que ser muy duro para sobrevivir en ese entorno y Barney no lo es en absoluto. Es siete años menor que yo, así que mi figura es un poco como la de un hermano mayor.

 

www.erasureinfo.com

Entrevista: Half Nelson

Foto: Doron Gild

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *