La estadística global lanza la escalofriante cifra de ochocientos mil suicidios al año. Las redes sociales se hacen eco de los trágicos deseos de personas que buscan el suicido como única salida al hastío de sus vidas. Cada segundo del día Twitter se inunda de mensajes suicidas, gritos de ayuda que pierden el peso de su trascendencia en el timeline de los usuarios. La instalación Voltaic Realism de Keisuke Fujita materializa esa secuencia interminable de sufrimiento convirtiendo las señales digitales en sustancia física.

Esta instalación en tiempo real se presentó en la pasada edición de la Semana del Diseño de Einhoven, Dutch Design Week, y los visitantes pudieron asistir a una manifestación continua de angustia en riguroso streaming. Keisuke, estudiante de posgrado de la Design Academy Einhoven diseñó esta instalación fotovoltaica que utiliza en tiempo real los tweets de personas que expresan pensamientos suicidas para activar el motor de una aguja que va arañando un gran monolito de carbón, hasta erosionarlo completamente, al tiempo que se proyectaban los mensajes en una pantalla electrónica. Para dar con estos tweets suicidas se diseñó un algoritmo que identificaba palabras como “I wanna die” en varios idiomas. Con su instalación Voltaic Realism, Keisuke pretendía mostrar la desconexión emocional que existe entre las palabras que se expresan a través de las redes y los efectos que estos posts tienen en los usuarios.

www.fujita.maison

Texto: Rosario Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *