En un momento como el actual, cuando el mundo marcha dando tumbos hacia el desastre y la política parece el patio de un colegio, hace falta gente capaz de levantar la voz y señalar todo lo que anda mal a nuestro alrededor. Gente sin pelos en la lengua, que se viste por los pies. Como Sleaford Mods, que sólo necesitan un portátil y un par de cajas de cerveza para montar una insurrección a base de punk, hip hop, grime y letras cargadas de de rabia. El décimo disco de Sleaford Mods, “Eton Alive” (Extreme Eating Records, 2019), puede parecer más asequible y luminoso en la superficie, pero su interior conserva toda la bilis y el vitriolo que se espera de esta pareja de Nottingham.

 

“Eton alive” es el álbum más cercano al pop de toda vuestra carrera. ¿A qué se debe este cambio de dirección?

La música de Andrew ha cambiado, y yo he buscado la manera de adaptarnos a ese cambio sin perder la esencia de la banda. Es algo que me parece positivo, y quizás necesario después de todos los discos que hemos grabado: un sonido más pulido y brillante, pero sin perder ese carácter correoso que debe tener un disco de Sleaford Mods. Se nota de manera especial en las tres primeras canciones.

Influencias soul

No sólo hay cambios en el sentido musical; tu propia manera de cantar parece haberse suavizado. Incluso hay influencias de soul en canciones como “When you come up to me”.

Últimamente he estado escuchando mucho soul y r&b de los ochenta. Andrew se dio cuenta y decidió escribir un par de canciones en ese rollo. Cuando me las mandó, la letra y la manera de cantarlas surgieron casi de inmediato. Por otro lado, nos gusta tener canciones que ayuden a romper la dinámica de nuestros discos. Tenemos un sonido muy característico, que puede llegar a resultar demasiado monolítico y cargante, así que introducir cambios ayuda a mejorar el conjunto.

¿Es así como trabajáis siempre, Andrew te manda la música y tú escribes los textos a posteriori?

Antes hacíamos las canciones a medias. Andrew llegaba a los ensayos con unos cuantos ritmos y loops, yo llevaba montañas de papel en los que había escrito todo tipo de rimas y canciones, e intentábamos que aquello encajara de la manera que fuera. A veces funcionaba, pero otras veces me perdía en monólogos imposibles y sin sentido, así que para “English Tapas” decidimos cambiar el sistema. Ahora, Andrew me manda canciones terminadas, y sobre eso escribo las letras. Su manera de producir se ha liberado, se ha hecho más brillante y detallista, y eso me obliga a mí a intentar escribir mejores letras. Luego, cuando tenemos algo que nos convence, alquilamos un estudio y lo grabamos todo en tres o cuatro días.

Una respuesta a los tiempos duros que corren

¿Qué significa el título del disco?

Tiene que ver con la idea de que estamos gobernados por gente que ha sido educada en escuelas privadas. La gente como Boris Johnson o David Cameron, que proviene del Eton College, es la misma que ha creado las políticas de austeridad, que a su vez son responsables de muchos de los males del país. “Eton Alive” se refiere a que estamos dirigidos por las leyes que salen del parlamento, a que la gente está muriendo en las calles a cuenta de leyes dictadas por un grupo elitista de gente corrupta.

¿Es entonces la brillantez de “Eton alive” una especie de respuesta a los tiempos tan duros que corren?

En cierto modo, sí. Queremos comunicarnos con nuestro público y crear una atmósfera de confianza. No me interesa estar en un púlpito y soltar un discuros; eso es justo lo que hacen los políticos. Y la gente está demasiado golpeada por la crisis, estamos aislados unos de otros y eso nos hace más débiles y más tristes. Así que introducir un poco de luz no está de más.

Tengo que preguntarte por el Brexit.

El Brexit es horrible e innecesario, es la peor idea que podrían haber tenido nuestros políticos, la peor manera posible de tapar sus errores y su corrupción. Se producirán muchos desastres, mucha gente va a perder su trabajo y van a caer muchas de las redes de protección. Deberíamos salir en masa a pedir un segundo referéndum y terminar con este sinsentido.

Trabajar con un productor nunca ha sido una opción

Todos los discos de Sleaford Mods son un asunto de pareja: Andrew y tú componéis, producís y mezcláis. ¿Nunca os ha interesado colaborar con otros músicos, o incluso con un productor externo?

Trabajar con un productor nunca ha sido una opción, y no creo que la música que hace Andrew necesite de otros músicos a su alrededor. Alguna vez hemos pensado en llamar a alguien para hacer un dueto, tal vez una mujer, para que hiciera más contraste, o incluso un coro de voces femeninas. Pero al final siempre desechamos la idea: sería un movimiento demasiado obvio, y sería también un jaleo para tocar luego esa canción en directo. Tendríamos que llevar a esa persona de gira con nosotros.

Sleaford Mods habéis formado un nuevo sello, Extreme Eating. ¿Qué sucedió con Rough Trade?

Firmamos un acuerdo con Rough Trade porque habíamos dejado de ser una banda pequeña y necesitábamos una infraestructura que Harbinger Sound no nos podía dar. Y la verdad es que el asunto funcionó, nos ayudaron a hacernos aún más conocidos y a que nuestra música llegara a sitios a los que no habríamos podido llegar por nuestra cuenta.

Sin embargo, nuestro manager nos convenció de que el futuro era ser completamente independientes, que los sellos se habían convertido en dinosaurios. Y posiblemente no debimos hacerle caso: Rough Trade no es una maldita multinacional, sino un sello que no se mete en la música que haces y pero que luego la defiende. El caso es que nuestra salida fue demasiado precipitada, no teníamos nada planeado, fue como un accidente de coche del que nos ha costado recuperarnos. Ahora me ocupo yo mismo de la distribución y de la promoción. Y hemos despedido a nuestro manager.

Momentos especialmente buenos para la banda

En los últimos tres años habéis publicado varios discos en directo y un par de documentales alrededor de la banda. ¿A qué se debe este afán por documentar ese aspecto en concreto?

No vamos a hacer más, al menos por el momento. Precisamente porque creo que no hay mucho más que añadir a lo que ya está publicado. Los discos y los documentales pertenecen a un momento especialmente bueno para la banda, pero seguir insistiendo en el formato podría llegar a quemarnos. Detesto a esas bandas como The Rolling Stones, que sacan casi más discos en directo que en estudio.

Entonces, ¿tampoco debemos esperar novedades en cuanto a vuestros directos para la nueva gira?

Será lo mismo. Cuando algo funciona es mejor no tocarlo.

sleaford-mods.myshopify.com

Entrevista: Vidal Romero
Foto: Rober Sargent

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *