Rey Gautier es una de las figuras más representativas de las generaciones actuales que dirigen los equipos creativos de las grandes marcas internacionales de streetwear. Entusiasta del denim, coleccionista de cazadoras y chaquetas de todas las décadas y skater por vocación, ha desarrollado su trayectoria profesional vinculado al diseño de productos prémium dirigidos a un mercado internacional y heterogéneo en el sector de streetwear y los deportes de acción. Hablamos con él sobre su incorporación al equipo de Element como director creativo y diseñador jefe, de los entresijos del proceso creativo y los retos a los que se enfrenta con la proyección de cada colección.

Tras cinco años como director creativo y diseñador de Edwin, el gigante japonés en denim, ¿cómo afrontaste tu nuevo cargo como director creativo y diseñador jefe de Element? Esencialmente con una mente abierta, ya que he pasado varios años en Edwin trabajando por igual en productos para el mercado japonés como para el europeo y, aunque ambas marcas tienen similitudes, el consumidor final sin embargo es muy diferente, por lo que los productos y la teoría del diseño difieren también. Element se compromete por igual con la esencia del skateboarding y también con los deportes de outdoor, acercándose a una amplia variedad de grupos de consumidores. Yo me centro en los tejidos, los detalles, la calidad y, sobre todo, en la funcionalidad. Tanto Element como Edwin se basan en estos principios, y por eso la transición entre ambas marcas ha sido para mí un desafío positivo. Llevo más de veinte años trabajando en moda con prendas denim, así que sentí que esta era una oportunidad para utilizar todo lo que había aprendido en mi carrera y volver a mi gran pasión por el skateboarding, que ha sido clave en la formación de mi pensamiento creativo a lo largo de mi vida. Creo que Element es la plataforma perfecta para llegar a los diferentes ámbitos de nuestro entorno comunicando valores sólidos a traves del diseño, sin tener que limitarlos a un solo segmento del mercado.

Element es una de las marcas de skateboarding que más han sabido adaptarse a la realidad del mercado del streetwear, innovando en los diseños sin olvidar las raíces de la marca y ofreciendo siempre productos de calidad. ¿Qué te planteaste al coger las riendas de la dirección creativa de la marca y qué ha cambiado desde entonces? Element tiene una sólida historia dentro de la cultura del skate. Esta historia crea los cimientos sobre los que uno puede construir y centrarse en ideas específicas para desarrollarlas con seguridad. Siempre busco referencias del pasado, pero las utilizo estrictamente como referencias, ya que vivimos en el presente y tenemos que aprovechar la evolución actual en tejidos, métodos de confección y los cambios de estilo de vida. Los principios básicos de diseño giran alrededor de la funcionalidad y se obtienen esencialmente a través de tres principales fuentes de inspiración, las mismas desde hace casi cien años: militar, ropa de trabajo y deportes de outdoor. Las tres juntas, y por separado, ofrecen una rica variedad de influencias sobre cualquier tipo de producto cuyo diseño se basa principalmente en la funcionalidad. Lo interesante para mí es cómo reinterpretar y rediseñar a través de los detalles para crear una funcionalidad que sirva a los propósitos de una vida moderna. La gran oportunidad con Element es trabajar con la mezcla de lo urbano con la naturaleza, la creación de productos que encajan perfectamente en ambos ambientes. Cuando pensamos en nuestros riders, ellos necesitan un producto con el que patinar y también con el que puedan salir al aire libre, sin tener que cambiarse. Muchos de nosotros vivimos de una manera similar estos días, queremos y buscamos la funcionalidad en los productos, que nos ayuden a alcanzar y vivir nuestros sueños. En Element, hay una evolución natural que se debe a un esfuerzo conjunto y no solo a mi trabajo o al de cualquier otra persona del equipo. Se trata de un intercambio de ideas que son el motor de un trabajo constante para mejorar en todas las facetas del producto y de la marca. Soy afortunado por trabajar con un equipo de personas muy talentosas con quienes compartir ideas y valores hasta convertirlos en una realidad. Mi aporte quizás esté menos centrado en la cultura del skate específicamente, y más adaptado a otras referencias culturales que en muchos aspectos se relacionan de alguna manera con el skateboarding y sus influencias, y cómo a su vez el skateboarding es influido por otras muchas culturas y subculturas sorprendentes… Es como un ciclo de creatividad sin fin que se retroalimenta sin parar. Element tiene su propia filosofía de vida y, en mi opinión, esta gira en torno a un factor importante, y es que realmente todo está conectado. La naturaleza se ve continuamente desafiada por el entorno urbano y viceversa, nos movemos por las ciudades sobre pequeños pedazos de madera… Esto hace que el aspecto creativo del diseño se vea legitimado para ir más allá de nuestras propias limitaciones de percepción sobre lo que la industria representa en nuestras vidas. Así que, siempre y cuando seas tú mismo, te sentirás bien.

¿Recuerdas tu primer día de trabajo en Element? Fue muy interesante conocer a un nuevo equipo en Europa, EE.UU., Australia, Japón, etc., todos trabajando muy duro para mantener viva la evolución de la marca. Hay que darle el debido respeto a unas pocas personas, ellos saben quiénes son, que realmente se tomaron el tiempo para darme la bienvenida al departamento, al equipo, a la empresa y a todos los aspectos de esta nueva etapa… Todo un detalle por su parte, y una gran ayuda, ya que nos mudamos toda la familia junta, y encontrar tantas caras amables en un nuevo lugar fue genial. ¡Son un gran equipo humano!

Nos gustan mucho las campañas que desarrolláis para cada una de las colecciones. Con ellas se transmite la realidad de un estilo de vida, con un toque de romanticismo, que llega a vuestro público skater, pero también consigue conquistar al consumidor de streetwear que no está tan familiarizado con la cultura del skateboarding. ¿Son las campañas un reflejo de la inspiración de vuestros diseños? ¿Cuál es el origen de esas colecciones? La imagen y las campañas son obra del director de arte y su equipo, con la participación de algunos filmers y fotógrafos reconocidos. Por supuesto, hubo una en particular que marcó la diferencia emocional a la hora de tomar mi decisión para unirme al equipo Element. Para mí tiene el equilibrio perfecto entre el reflejo de un estilo de vida aspiracional, la resistencia a los elementos y el skateboarding. Trabajamos como un solo equipo entre diseño, marketing creativo y dirección de arte, por lo que evidentemente siempre hay una relación directa entre las campañas y las historias alrededor de la marca y los productos. En realidad, el equipo no es tan grande. Lo que sí es grande es cómo nos reunimos diariamente para discutir y compartir ideas, algunas de las cuales se convierten en ropa, arte, campañas, etc. Otras tienen que esperar un poco, porque a veces son tantas ideas que simplemente no hay suficientes horas en la semana, ni meses para desarrollarlas todas. Es lo grande de trabajar con gente apasionada… No se trata de trabajo, se trata de la elección que haces para vivir, un estilo de vida, una creencia para compartir.

La colección Soul Adventure Part 2 apela a esas ansias de aventura que todos guardamos en nuestro interior a través de un viaje increíble por la línea costera de la costa oeste. Ese escenario de contrastes entre las montañas y el océano Pacífico encaja a la perfección con la colección de chaquetas y cazadoras #ElementWolfeboro. ¿Cuál ha sido el objetivo a la hora de diseñar toda la variedad de chaquetas de la colección? Esta categoría es parte integral del ADN de Element. Simboliza la capacidad dual de funcionalidad entre entornos urbanos y naturales. “From the hoods to the wood”, como diría Johnny Schilleref, fundador de Element. Una perfecta sinergia entre durabilidad, resistencia y diseño funcional. El noroeste del Pacífico es un ambiente perfecto para Element como marca de skateboarding y otras líneas de producto. La colección de chaquetas categorizada y nombrada como Wolfeboro manda un fuerte mensaje: ¡nos tomamos muy en serio las prendas de abrigo! Nos encanta el aire libre, pero también vivimos nuestra rutina diaria en las ciudades, por lo que el producto debe diseñarse para hacer frente a ambos ambientes. La historia de Wolfeboro era demasiado buena como para no convertirla en una categoría, encaja a la perfección con la realidad de la marca. Cuando hablamos de moda para hombre, la ropa de abrigo es algo que nos gusta mucho, podemos trabajar a fondo con los detalles, las formas, diseñar a través de los tres principios que he mencionado antes. Yo he coleccionado chaquetas toda mi vida y sé bien que aún hay mucho por hacer y desarrollar.

Aunque la colección de esta temporada nos transporta a un entorno natural, los diseños Wolfeboro son prendas de streetwear que van a llevarse en la ciudad. ¿Cuáles son las características que mejor las definen? La vida moderna requiere prendas de vestir más flexibles y versátiles en su diseño, para usarlas cada vez más. Cada vez que he usado el metro en Londres, donde he estado gran parte de mi vida, he visto gente llevando parkas de montaña. Es una prenda funcional para una expedición de montaña, pero bien diseñada, y su estilo sigue siendo perfecto para la ciudad. El no tener que ajustarse a unos códigos y poder experimentar es muy interesante. La gente quiere estilo, comodidad, durabilidad… quieren un producto que sirva para la vida real, y el toque de modernidad viene con los avances en el campo de la confección y la evolución de los tejidos. Esto es lo que buscamos en nuestros diseños, no solo en la colección Wolfeboro, sino en todas las categorías. Se trata del pasado y el presente, y de cómo trabajamos constantemente para seguir mejorando lo que ya se ha conseguido.

 

eu.elementbrand.com

Texto: Rosario Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *