León Benavente

Hace ahora diez años que León Benavente salió a conquistar el mundo con dos armas tan sencillas como efectivas: canciones de raigambre pop, que pulsaban un descontento generalizado, y un directo contundente y efectivo, fruto de llevar muchos años pateando salas por toda España.

El tiempo ha pasado, y algo se nota en su música: en “ERA” (DRO/Warner, 2022), su cuarto disco, las letras son más personales e intimistas, la música ha perdido filo en favor de las texturas electrónicas y el tono es menos urgente, más reposado. Lo que no ha cambiado de León Benavente es su carácter estajanovista, su necesidad por subirse a un escenario cada vez que pueden. Y ahí andan, enredados en una gira con varias decenas de fechas, en la que se mezclan festivales con salas de formato mediano.

Entrevistamos a la banda antes de su paso por la primera edición del festival Cala Mijas en la Costa del Sol, donde estamos seguros que demostrarán estar en plena forma.

León Benavente: en el principio

La primera vez que os vi en directo, durante la gira del primer disco, me sorprendió que apenas conocía a un par depersonas entre los asistentes. La sala estaba abarrotada, pero con un público mucho más joven del que yo esperaba.

¿A quécreéis que se debió esa conexión? ¿Ayudó escribir unas letras con mensaje, digamos, político, en una época convulsa?¿O simplemente tocasteis una fibra sensible?

Supongo que fue una mezcla de todo lo que dices. El primer disco nació de una urgencia; teníamos ganas y una necesidad dedecir cosas y de decirlas de esa manera. Creo que las canciones llegaron a comunicar porque cierto público necesitaba escucharprecisamente ese discurso en aquel momento.

Os lo cuento porque creo que parte de vuestro éxito se debe precisamente a la efectividad de León Benavente en directo.¿En un país en el que todavía abunda el amateurismo, eso es una baza ganadora?

Sin duda. Fue a raíz de los primeros conciertos cuando la gente empezó a hablar del grupo, por eso durante aquella primera giratocamos mucho y en salas con más público del habitual para una banda que solo tenía un disco publicado.

Es verdad que ya llevábamos una trayectoria larga encima de los escenarios con otros proyectos, y eso nos ayudó a tener clara la propuesta, a serefectivos desde el comienzo.

Me parece interesante que, a medida que las letras de vuestros discos han cambiado el foco desde lo “político” (sin olvidar que, de algún modo, todo es político) hacia lo personal y lo confesional, el público más mayor se ha ido enganchando también a la banda. Los que ya hemos sobrepasado los cuarenta con holgura, ¿estamos mayores para lasbarricadas?

Creo que todas las canciones de León Benavente nacen de cuestionar aquello que nos rodea y de cómo nos afecta en nuestrodía a día. Desde ese punto de vista, bien sea apelando a lo íntimo o a lo público, el discurso no ha cambiado durante estos años.

Lo que pasa es que el público, al igual que nosotros, se ha ido haciendo mayor. No sabría decirte cuál es la edad media de lagente que nos escucha, pero está claro que siempre ha existido un componente generacional en nuestras canciones.

Las bandas que nos gustan

En ese mismo concierto del que hablaba en la primera pregunta, me sorprendió que el público se supiera y cantara todaslas letras excepto una: una versión de “Europa ha muerto”, de Ilegales. ¿Carecemos en este país de memoria musical?

Sí que hay memoria musical, o no existirían radios que todavía basan su programación en música de hace varias décadas.Ilegales ha sido y todavía es un grupo que ha ido a contracorriente, por eso quizá esa canción no es tan conocida. Pero a día dehoy siguen haciendo discos y conciertos mientras muchos de su generación se han quedado por el camino.

En ese sentido, me llama la atención que el primer single que publicasteis del nuevo  disco,  “ERA”,  fuera  otra  versión,  “Niño  futuro”.  ¿Teníais  una  relación estrecha con Berrio, o erais simplemente admiradores?

¿La versión es una excusa para conseguir, precisamente, que Berrio salga de ese semi-anonimato en el que siempre ha estado?

En realidad, la versión de “Niño futuro” no forma parte del disco, aunque la grabamos durante las sesiones de “ERA”. Conocimosa Berrio hace años, nos veíamos cuando íbamos a tocar a Donosti, y en una ocasión le propusimos hacer esta canción con él en unconcierto.

Por diversas circunstancias no se pudo hacer y aquel día le comentamos que, en algún momento, grabaríamos una versiónde su canción porque nos parecía maravillosa. Así que es un homenaje y, también, una reivindicación de uno de los mejoresescritores de canciones que ha dado este país.

Al mismo tiempo, “Viejos rockeros viejos” es una crítica nada velada a todos aquellos que se mantienen en este negociomás de la cuenta. ¿Estabais pensando en alguien en concreto?

No. Nos gusta reírnos de nosotros mismos. Muchas veces las canciones funcionan como mensajes en una botella que, en algúnmomento, encontrará tu yo del futuro.

Es inevitable preguntar por la pandemia, que os pilló en plena gira del disco anterior. ¿Cómo habéis llevado elconfinamiento y el parón obligatorio por ser músicos?

Dentro de lo malo, tuvimos suerte porque el primer confinamiento nos pilló justo al final de la gira de “Vamos a volvernos locos”.Cada uno, personalmente, intentó pasar ese tiempo extraño lo mejor que pudo.

Lo peor es que no podíamos vernos, ni hacer loque más nos gusta, que es subirnos a un escenario. Aprovechamos el tiempo por separado y, cuando volvimos a reunirnos,compusimos este nuevo disco. Desde luego, aunque parezca que hemos vuelto a la normalidad, la industria de la música y loshábitos de consumo han dado un giro completo en estos dos años y las consecuencias empiezan a aflorar ahora. Creo que espronto para sacar conclusiones.

Un mundo nuevo para León Benavente

La pandemia y el confinamiento también sobrevuelan el disco de una manera directa. “Líbrame del mal” contiene referenciasa la pandemia y el confinamiento (también a Berrio, de nuevo), y el propio título del disco, “ERA”, parece señalar que nosencontramos en los inicios de un mundo nuevo. ¿Se trata también de una nueva era para la banda?

Para nosotros cada disco es un nuevo comienzo. No nos gusta repetirnos, siempre estamos buscando nuevos caminos, nuevossonidos y formatos de canción, aunque la personalidad del grupo está muy marcada desde nuestros inicios.

El título del disco hacereferencia también a lo que deja de ser, a lo que se transforma, no necesariamente desde una óptica negativa. En cualquiercaso, no es un disco fruto de la pandemia, aunque si no hubiésemos vivido esta situación el disco sería distinto, sin duda.

Me gusta mucho cómo ha evolucionado el sonido de León Benavente. Echo en falta, quizás, los bajos monolíticos que erantan característicos en los discos anteriores y le daban un aire motorik, pero se compensa con todo el bañoelectrónico que ha aparecido a cambio.

¿Estabais un poco cansados de utilizar la misma fórmula, o tiene que ver con elpropio proceso de composición del disco?

Cuando cambias la fórmula, el público siempre va a echar algo en falta porque se ha acostumbrado a identificar un sonido concretocon el grupo. Pero a nosotros nos gusta sorprendernos, arriesgar y ampliar la paleta de sonidos, no dar nada por sentado y estarabiertos a probar cosas que en otro tiempo no nos habríamos planteado. Creo que esto es fundamental para desarrollar una carrerainteresante, tenga más o menos éxito.

Hablando de esto, ¿cómo habéis compuesto y grabado “ERA”? Al vivir en ciudades diferentes, imagino que lapandemia habrá complicado toda la logística.

Sí, en las sesiones de composición del disco la situación no era muy buena. Tuvimos que pedir permisos de trabajo para poderdesplazarnos y cancelar o retrasar algunas jornadas de ensayos. Nos juntábamos diez días seguidos y hacíamos música, muchas bases que yo luego trabajaba en mi casa. Así durante cuatro o cinco meses.

Creo que teníamos tantas ganas de volver a juntarnospara componer que intentábamos no pensar en los impedimentos. Nos fijamos un calendario que a duras penas pudimos cumplir,pero finalmente tuvimos listo el disco incluso antes de lo que esperábamos.

Con amigos, mejor

En el disco hay dos colaboraciones muy diferentes. Tulsa ya había colaborado con vosotros, pero en “Todas las letras”situáis a Miren en un terreno muy distinto. ¿Queríais ponerla a prueba?

Miren es una gran amiga del grupo desde los comienzos y una artista a la que admiramos. Queríamos contar con ella eneste disco y llevar su voz a un terreno muy distinto al de la canción en la que colaboró en el disco anterior. Ella misma se sorprendiócuando llegó al estudio y le pusimos la canción. Al final la hizo suya, mezclando canto con recitado y llevando la canción a unlugar muy interesante.

La colaboración con Triángulo de Amor Bizarro (entrevistados recientemente en OCIMAG) también me gusta mucho, y me parece bastante alejada de, , digamos,vuestra “zona de confort”. ¿Hasta qué punto se implicaron en la canción?

Triángulo es uno de nuestros grupos favoritos, llevábamos tiempo queriendo hacer algo con ellos. Les mandamos el tema yabastante terminado, les dimos unas indicaciones (en este caso trabajamos a distancia, no como con Miren) y ellos nos enviaronunas pistas que se alejaban por completo de nuestras indicaciones.

Establecieron un diálogo, Isa incluso reescribió su parte de laletra, Rodrigo grabó una acústica, se llevaron su colaboración a otro lugar. Por eso son un grupo tan interesante, porquesorprenden hagan lo que hagan.

Di no a la nostalgia

En el disco hay un alegato en contra de la nostalgia, “Di no a la nostalgia”, pero al mismo tiempo hay alguna canción queparece regodearse precisamente en la nostalgia, como “La cámara de ecos”.

Además, muchos de los sonidos y arreglosde “ERA” tienen un poso de otra época. ¿Hay algo de bipolaridad en León Benavente?

Más que bipolaridad, dejémoslo en contradicción.

Vuestra gira tiene muchas más fechas en teatros y salas que en festivales. ¿Echabais de menos el contacto con elpúblico después de tanto tiempo de pandemia? ¿Qué diferencias veis, como banda, entre los dos formatos?

Hemos hecho una primera parte de la gira por salas y teatros, nos apetecía reencontrarnos con nuestro público y, de algunamanera, seguir apoyando ese circuito que cada vez lo tiene más difícil para sobrevivir. Como te decía antes, lo que más nos gusta ynos mueve como grupo es subirnos a un escenario, da igual si es en una sala o en un festival, ambos tienen sus pros y suscontras.

En una sala tocas para tu público, en un festival te puede ver gente que no te conocía. Lo importante es poder seguirhaciendo conciertos y creciendo como banda en directo. Y eso, haciendo pocos conciertos, no sucede.

www.leonbenaventeoficial.com

Entrevista: Vidal Romero

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.