Kevin Saunderson

Publicado hace treinta años, “Big fun” de Inner City fue el primer tema surgido del techno de Detroit en alcanzar un éxito global. Grabado como un experimento por Kevin Saunderson, con ayuda de una vocalista de Chicago y de algunos músicos y productores de la ciudad, tuvo un papel determinante en la expansión del género por países como Alemania, Inglaterra o España, donde sigue resonando con fuerza. A rebufo de aquel éxito, Kevin Saunderson dio forma a toda una banda, con la que grabó tres álbumes y un puñado de singles a medio camino entre el house, el techno y el rnb. Un legado que ahora revisita, a través de una gira y de un nuevo álbum de estudio.

Kevin Saunderson visitará la barcelonesa Razzmatazz como Inner City en su gira 30 aniversario el próximo viernes 26 de abril. Entradas en www.salarazzmatazz.com

 

El conocido ensayo de Dan Sicko

Hace un par de meses se publicó en español “Techno Rebels. Los renegados del funk electrónico” (Alpha Decay, 2019), el conocido ensayo de Dan Sicko sobre la génesis y desarrollo del techno en Detroit. Teniendo en cuenta que tú has sido protagonista de muchos de los capítulos que se describen en él, ¿qué te parece el libro?

Creo que no es todo lo exacto que podría haber llegado a ser. Si preguntas a la gente de Detroit, muchos te dirán que tal o cual parte de la historia no sucedió como lo cuenta Sicko, y tal vez hay un poco de mistificación de toda aquella escena. Pero dejando de lado esos detalles, me parece que cuenta muy bien cómo se desarrolló el techno, sobre todo en la primera época.

Uno de los aspectos en los que hace más hincapié es en la voluntad por experimentar que animaba muchas de vuestras primeras producciones. Detroit aparece como una ciudad en la que todo el mundo colaboraba, en la que todo era posible.

Existía una gran curiosidad y una fuerte sensación de comunidad, no habían surgido todavía los celos y envidias que llegarían más adelante. Tampoco había una conciencia de estar haciendo un sonido específico; todos teníamos un montón de proyectos diferentes, de ideas distintas que queríamos investigar, algunas alrededor del techno y otras más cercanas a una sensibilidad house.

A medio camino entre dos géneros

De hecho, una de las características más interesantes de “Big fun” es precisamente que está en medio de los dos géneros, quizás porque la cantante, Paris Grey, vivía en Chicago en esa época. ¿Cómo os conocisteis?

Había estado trabajando en “Big fun” durante algunos meses, en mi estudio y con algunos músicos de la ciudad. Mi idea era grabar algo parecido a las producciones de Tony Humphries, que era una gran fuente de inspiración para mí en aquella época. Un día, enseñando algunas cintas al productor de Chicago Terry “Housemaster” Baldwin, llegamos hasta esta canción y me dijo que conocía a la cantante perfecta para ella. Le mandé una cinta a Paris Grey y me llamó unas semanas después para decirme que había escrito una letra. Me la cantó por teléfono y me gustó tanto que la invité a venir a Detroit para grabar en el estudio.

La canción apareció en el recopilatorio “Techno! The new sound odf Detroit” (1988), y se convirtió en un himno masivo en Inglaterra y gran parte de Europa.

Yo la había publicado ya en mi propio sello, KMS, y a la gente de aquí le gustaba bastante. También había aparecido en uno de los recopilatorios del house de Chicago. Pero lo que sucedió con esta recopilación fue como un sueño: el éxito de la canción creció como un virus y se expandió rápidamente. Tuve la suerte de que cayera en las manos apropiadas.

Tengo entendido que el éxito fue tan grande que casi te asfixia a nivel económico.

La demanda de discos era tan alta que las fábricas de Detroit no podían fabricar con tanta rapidez, yo era incapaz de gestionar todos pedidos. Empezaron a aparecer bootlegs por todas partes, así que tuve que firmar un acuerdo con 10 Records, un subsello de Virgin.

El disco de debut de Inner City, “Paradise”

A principios de 1989 llegó el disco de debut de Inner City, “Paradise”. Imagino que durante la grabación tendrías una presión bastante grande, teniendo en cuenta el éxito del single.

Alquilé un estudio en Detroit y empecé a experimentar con varios músicos. Probamos muchas ideas y perspectivas, intentando que las canciones fueran muy diferentes entre sí. Lo más fácil habría sido grabar diez versiones de “Big fun”, pero yo intuía que aquello sería un error. Quería que el disco fuera variado, que fuera cambiando y funcionara como un viaje, como hacían la mayoría de mis artistas favoritos.

Lidiar con todo aquel éxito debió ser complicado. Es sabido que Paris Grey no supo encajarlo.

Paris no quería viajar, ni hacer videos, ni promoción, ni nada. Trabajaba en una tienda de maquillaje y le gustaba lo que hacía, cantaba de vez en cuando en alguna grabación de soul o house y ganaba algún dinero extra con eso, pero no quería dedicarse a la música y perder su trabajo. El vídeo de “Big fun” iba a rodarse en Inglaterra, y el sello le mandó billetes de avión, pero hasta dos días antes estuvo diciendo que no viajaría a Londres. Por eso aparecen dos chicas en el vídeo: tuvimos que buscar a una sustituta, y cuando apareció Paris no podíamos dejarla tirada.

Imagino que esa es la razón de que su presencia se fuera reduciendo en los discos siguientes, y que tu mujer, Anna Saunderson, fuera ocupando su papel.

Siempre consideré a Paris como parte fundamental de Inner City, pero la banda tenía compromisos y giras a los que no siempre podía atender. Siguió formando parte del proyecto en estudio, pero tuvimos que buscar alternativas para que la banda siguiera creciendo.

Kevin Saunderson y el abandono de Inner City en 1992

Dejasteis de tocar con Inner City después del tercer disco, “Praise”, en 1992. ¿Por qué acabar con la banda en un momento tan dulce?

No hubo una razón concreta, sino un cúmulo de ellas. Nuestro contrato había terminado, y no teníamos sello en aquel momento. Además, Paris quería formar una familia y no iba a seguir en la banda. Los tiempos estaban cambiando, también la música estaba cambiando, y yo quería dedicar mi tiempo a otros proyectos que me parecían más interesantes. Así que decidimos dejar la banda en suspenso.

Desde entonces, has recuperado Inner City para alguna gira ocasional, e incluso has publicado algún single o canción suelta. Pero esta vez, además de la gira, estás preparando un disco nuevo. Imagino que no se debe sólo a la nostalgia.

El treinta aniversario de “Big fun” parecía una buena excusa para la celebración, así que decidimos dar un concierto en el Detroit Movement Festival y luego montar una pequeña gira. Pero mientras preparábamos el concierto, me di cuenta de que la música que hago ahora mismo tiene muchos puntos en común con Inner City. Estamos grabando un disco en el que participan algunos de los músicos que estaban en la primera época y varias cantantes. Por fortuna, la música de baile es algo que no envejece, y está bien recuperar estas canciones para una nueva generación de oyentes.

Los ecos de Inner City

Es interesante esto que cuentas, porque es cierto que se pueden encontrar ecos de Inner City en la música que hacen ahora artistas como Janelle Monae o Solange.

La música siempre se mueve en círculos, sólo tienes que fijarte en el resurgimiento que vive la cultura disco desde hace algunos años. Es la tecnología lo que da a los artistas esa apariencia de cambio, pero una vez que la tecnología se ha asentado puedes darte cuenta de que hay líneas musicales que permanecen y se reconocen a través del tiempo. Sucedía con Inner City y sucede también ahora.

Dos de las incorporaciones a la banda son tu hijo, Dantiez, y una cantante, Steffanie Christi’an. ¿Cuál es su papel en esta nueva encarnación de Inner City?

Mi hijo dirige la producción, se ocupa de diseñar los sonidos que utilizamos, coordina el trabajo con los escritores que están colaborando. Sabe mucho de tecnología, así que me encanta tenerlo al frente del proyecto. Steffanie nos ha acompañado en las últimas giras, así que es también lógico que tomara ese papel principal. Es muy interesante, porque entre los dos me han ayudado a llevar el proyecto hacia nuevas direcciones.

He visto vídeos del concierto en el Detroit Movement Festival y son bastante impresionantes, con un montón de músicos en el escenario. ¿Es eso lo que veremos en la gira cuando pase por Razzmatazz?

A Barcelona iremos solamente Dantiez, Steffanie y yo; la banda completa es demasiado cara de mover para conciertos pequeños, así que la reservamos para los festivales. Pero la música es la misma y la intensidad también. Básicamente, trasladamos el estudio al completo, y eso nos permite una libertad enorme a la hora de tocar.

kevinsaunderson.com

Entrevista: Vidal Romero

INNER CITY LIVE :: Kevin Saunderson
26 de abril de 2019
Razzmatazz, Barcelona
Comprar entradas.
www.salarazzmatazz.com

Kevin Saunderson en Razzmatazz
Kevin Saunderson en Razzmatazz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *