Fat White Family

Durante mucho tiempo, la carrera de Fat White Family fue como un folletín punk, en el que confluían todos los ingredientes habituales. Vida en una casa ocupada, giras suicidas por locales cochambrosos, grabaciones al borde del desastre, conciertos que solían terminar a golpes con el público y los inevitables coqueteos con la heroína. Más que un estilo de vida, aquello era un auténtico tobogán hacia el desastre, que solo encontraba freno en su repertorio, repleto de canciones musculosas y letras airadas.

Por suerte para ellos (por suerte también para nosotros), Domino apareció en el momento justo para rescatarlos del fango y ofrecerles una salida de oro. Un billete hacia el exilio en Sheffield, donde han armado “Serfs up!” (Domino, 2019), un excelente tercer disco, más maduro y colorista, que rebaja la dosis de mala leche, pero mantiene viva la tensión. En febrero lo presentan en España, con nueva formación y el mismo espíritu contestatario. Lias Saoudi y Alex White lo explican desde su nuevo hogar. Fat White Family en concierto en febrero de 2020 de la mano de Houston Party MusicBiarritz día 2 (Atabal), Madrid día 6 (But), Valencia día 7 (La Rambleta) y Barcelona día 8 (Sala Apolo).

 

Un modo de vida particular

Me interesa el hecho de que, durante varios años, todos los miembros de la banda vivierais en la misma casa, con el equipo siempre montado en una de las habitaciones. Me recuerda al espíritu comunal de gente de los setenta como Faust o Can. A esa idea de vivir inmersos en la creación de música de una manera permanente.

(Lias Saoudi) Gracias por compararnos con esas bandas, aunque creo que nuestra historia tiene mucho menos encanto. Compartir casa con tus compañeros de banda puede resultar bastante desastroso la mayor parte del tiempo, te puedo confirmar que no es sano meter a tanta gente disoluta bajo un mismo techo. Es cierto que favorece la colaboración en determinados momentos, y que el hecho de respirar el mismo aire termina por afectar a todo lo que hacemos. Escuchar la misma música y tocar todos juntos durante mucho tiempo son factores que ayudan a dar forma a una misma idea de conjunto. Pero también elimina el sentido crítico, así que a veces puede resultar muy aburrido.

Yo pensaba en los aspectos positivos, como la capacidad de refinar el sonido sin preocuparse de las horas de estudio. O la posibilidad de buscar colaboraciones y dar forma a proyectos paralelos, como Moonlandingz o Insecure Men.

(Lias Saoudi) Pero en realidad este modo de vida es mucho más común en Londres de lo que piensas. Al final, la escena de la ciudad se mueve alrededor de casas ocupadas y clubes sórdidos. Cuando no tienes dinero para pagar un alquiler convencional, es muy habitual vivir de ese modo y buscar otro tipo de espacios, fuera del circuito tradicional. Al estar todos juntos en una casa, el coste era mínimo y compartido. Pero a la hora de hacer música no disponíamos de los recursos suficientes, sólo teníamos las ganas de hacer cosas. Y no siempre, porque a veces estaban antes las drogas. En esta ciudad la gente de clase media, esos que van a escuelas privadas, no escuchan música de guitarras.

¿Entonces, qué música escucha esa gente?

(Lias Saoudi) Pues pop, música de baile… cualquier cosa que les de dinero. Lo nuestro es una ruina.

Viaje a la salvación

O sea, que vuestro fichaje por Domino puede considerarse como algo providencial, ¿no?

(Alex White) Es el mejor sello posible para nosotros. La gente que lo lleva no nos prohíbe nada, y tampoco se mete demasiado en la música que hacemos. Además, sus sugerencias suelen ser bastante acertadas, saben cómo dar otro punto de visto al material que les llevamos.

(Lias Saoudi) Sin su ayuda seguiríamos en Londres, y posiblemente la banda se habría separado. Es muy difícil mantener a la gente unida con el tipo de vida tan destructivo que llevábamos.

“Serfs up!” se ha grabado en Sheffield. ¿Por qué dejasteis Londres para iros a una ciudad tan pequeña y alejada?

(Alex White) La intención principal era precisamente esa: alejarse de distracciones y ganar mucho más tiempo de estudio. En Londres hay demasiadas drogas, y suceden demasiadas cosas todo el tiempo como para estar concentrado.

(Lias Saoudi) Aquí todo es mucho más barato. Podemos permitirnos vivir en una casa bonita, comer bien y dedicarnos a escribir, sin necesidad de pensar en cómo vamos a pagar la luz el mes que viene. Además, y como dice Alex, en Londres no habríamos podido costearnos todas las horas de estudio que el disco ha necesitado.

Sheffield tiene pinta de ser un lugar sin demasiada acción. ¿Cómo ha afectado esto al tono del disco?

(Lias Saoudi) Se trata de una ciudad con mucha historia en la música electrónica, de la que han salido bandas como Cabaret Voltaire o The Human League. Pero también es un lugar muy aburrido, no creo que pudiera vivir aquí para siempre. En cuanto a tu pregunta, cuando haces un disco todo lo que hay a tu alrededor te afecta, así que imagino que algo se habrá filtrado, aunque no tengo muy claro de qué se trata. Para mí Sheffield significa un retiro, un modo de vida que tuvimos que abrazar para poder sobrevivir.

Los pequeños placeres de la vida

Lo preguntaba porque “Serfs up!” es un álbum muy diferente a los que habíais hecho antes. Por un lado, es bastante más variado a nivel de estilo y mucho más rico en arreglos. Por otro lado, es más amable y reposado. ¿Es el resultado de tener tiempo y dinero para hacerlo con tranquilidad?

(Lias Saoudi) Creo que la principal razón es los gustos evolucionan con el tiempo. Pero por supuesto, también ayuda el hecho de que me sienta sano, de que viva en una casa bonita y me encuentre a gusto. La mudanza también ha contribuido a cambiar la manera en la que nos relacionamos, que ahora es mucho menos intensa y asfixiante. Por último, queríamos crecer como banda, evitar la sensación de repetirnos, que es algo muy desagradable.

Las letras son también menos provocativas, más personales y complejas. No sé si esa relajación vital de la que hablas tiene algo que ver.

(Lias Saoudi) Se trata más bien de algo que tiene que ver con madurar. Con hacerse mayor y recuperar el amor por los pequeños placeres que tiene la vida. Cuando estás metido en una vorágine de drogas es fácil que las olvides.

(Alex White) Yo también creo que es un disco más refinado que los anteriores a ese nivel. Pero eso no significa que sea menos punk.

(Lias Saoudi) Sea como sea, lo aceptamos y seguimos peleando dentro de nuestras posibilidades.

Al principio de la mudanza, Fat White Family se quedó reducida a dos personas, Lias Saoudi y su hermano Nathan. ¿Es ese el motivo de que haya tantas colaboraciones en el disco?

(Alex White) Es cierto que al principio hubo una desbandada general, imagino que nos daba miedo la idea de abandonar Londres. Pero luego fuimos volviendo todos al redil, poco a poco.

(Lias Saoudi) Como tú dices, hay mucha gente que ha tocado en el disco que no pertenecía a la banda, casi siempre amigos que venían de visita. Eso nos ha permitido probar ideas frescas sin miedo a equivocarnos o a encasillarnos. Ha sido como volver atrás, a los tiempos en los que todavía no teníamos claro qué queríamos hacer. Por otro lado hemos tenido más medios, también un par de productores, se trataba de un proyecto mucho más grande y ambicioso, y supongo que queríamos estar a la altura.

Fat White Family de gira por España 

Dentro de poco estaréis de gira por España ¿Viaja con vosotros alguno de estos invitados?

(Lias Saoudi) El estudio y el directo son ahora mismo dos cosas diferentes. El estudio es un lugar donde probar cosas nuevas, donde experimentar con la tranquilidad de que no todo lo que hagas tiene que ser calcado nota por nota cuando luego lo toques en directo. En cuanto a la banda, la verdad es que no todos nuestros amigos pueden salir de gira, aunque nos gustaría mucho. Las agendas y los compromisos con sus propias bandas tienen mucho peso. Aún así, en directo seremos siete personas sobre el escenario, incluyendo un saxofón.

Tengo que haceros una pregunta obligada: ¿qué os parece que el Brexit se vaya a consumar?

(Lias Saoudi) Por favor, no nos preguntes por ese tema. Vayas donde vayas, la gente no habla de otra cosa. Hemos llegado a un punto de saturación absoluto, y no parece que vaya a cambiar.

(Alex White) En Europa no podéis saber lo que es vivir con algo así.

Bueno, en España tenemos el problema de Cataluña, que también tiene una presencia agobiante en el día a día. De todos modos lo preguntaba porque, ahora que habéis dado un salto adelante como grupo, el Brexit puede suponer un problema.

(Alex White) Está bien lo de Cataluña (risas). Quizás sí que sepáis cómo va esto.

(Lias Saoudi) Entiendo lo que dices, e imagino que todo será más caro y más difícil de sacar adelante. Pero después de todo, estamos acostumbrados a salir de gira con lo mínimo y a pasarlo mal. Así que no será difícil que nos adaptemos. O eso espero.

fatwhitefamilymusic.com

Entrevista: Vidal Romero

FAT WHITE FAMILY EN CONCIERTO
2 de febrero de 2020, Atabal, Biarritz
Comprar entradas
6 de febrero de 2020, Sala But, Madrid
Comprar entradas
7 de febrero de 2020, La Rambleta (Ram Club) Valencia
Comprar entradas
8 de febrero de 2020, Sala Apolo, Barcelona
Comprar entradas

www.houstonpartymusic.com

Fat White Family. Houston Party Music

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *