Acabamos de darle cerrojazo a un año lleno de días angustiosos y vaivenes político-sociales que a mucho ciudadano de a pie les ha llevado por la calle de la amargura. Un infierno a veces, un terror otras, que ojalá siempre hubiésemos podido afrontar como lo hicieron los valencianos Polock en el ‘sobrecogedor’ vídeo-clip que el mismo guitarrista de la banda (Pablo Silva) realizó para Devil Echoes, uno de los brillantes singles incluidos en ese larga duración titulado Magnetic Overload (Sony, 2017).

El horror hecho risas. Por esto decía que ojalá hubiésemos tenido siempre el mismo aplomo para con la vida real y tantos acontecimientos complicados el pasado 2017. Aparcamos la seriedad y nos sumergimos de lleno en esta tragicómica historia de poco más de cuatro minutos donde el director se ha recreado y prestado tributo, además de al cine de Serie B, a un clásico del acojone mudo: “Nosferatu, el vampiro” del alemán Murnau. Esa criatura chupasangres tétrica, calva y desgarbada que rápidamente se convirtió en un ser clásico del cine de terror. De hecho fue el primer film relacionado con la historia original de Bram Stoker (“Drácula”). En esta ocasión el particular Nosferatu revivido por Polock, campa a sus anchas por una casa apartada de la urbe donde la banda está divirtiéndose de lo lindo y trabajando en la filmación de un vídeo. Sin daros todos los detalles, sus cuellos irán pronto cayendo en los colmillos del amigo siniestro.

Las consecuencias ¿imprevistas? Puede ser que sí, puede ser que no. Ya sabemos lo que pasa cuando un vampiro te muerde: o te transformas o te mueres tras haber servido de alimento. Solo os voy a decir que estos ‘muertos’ quedarán muy vivos, eso sí, a merced de los deseos de Fernando Orduña, actor que interpreta a «Nosfe». Carreras, chapuzones, atropellos e incluso un zombificado baile –esta vez, y por segundos, me vi retrocediendo en el tiempo, a las navidades de 1983, y a ese no menos clásico vídeo de Michael Jackon, “Thriller”, una obra inolvidable dirigida por John Landis- no faltarán en este torbellino oscuro pero simpático protagonizado por los mismos Papu, Marc y Pablo. Osea, Polock. Sobre la canción “Devil Echoes”, un sumario bien encajado de rock y pop melódico de aires bailables, se ha dicho que es uno de los mejores temas de la carrera musical de los chicos. Júzgalo tú mismo a la vez que te miras este entretenido vídeo.

www.polockband.com

Texto: Bruno Garca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *