La formación ZETAK es el proyecto multidisciplinar más personal del músico, compositor y productor de Arbizu Pello Reparaz tras la disolución de Vendetta. Un artista precoz -comenzó a formarse con 5 años y tomó su primer escenario a los 13- con una vertiginosa exitosa carrera musical ya a sus espaldas.

Tras publicar en 2019 un álbum homónimo que fue todo un pelotazo, lanzó “Zeinen Ederra Izango Den”. Lo más reciente que resuena en nuestra cabeza es su divertido sencillo junto a Erramun Martikorena (“Itzulera”) donde demuestra su lealtad por las raíces de su tierra, así como a la electrónica luminosa, pegadiza y bailable.

ZETAK desde Euskadi al mundo entero

Lo primero, y es que me parece tan fascinante como prometedor, es cómo un proyecto donde las canciones están interpretadas en euskera ha logrado romper barreras y está llegando a oídos de todos, incluso generalistas y grandes medios ¿nos relatas cómo ha ido sucediendo todo?

La verdad es que no me puedo quejar de la acogida que estamos teniendo. Y más tratándose de un proyecto tan diferente y nuevo. Salimos como un tiro poco antes de la pandemia y esta lejos de cortarnos las alas nos ha dado muchísimas oportunidades. El equipo de ZETAK es tan joven y tiene tanta energía que los tiempos cambiantes nos estimulan.

Está claro que el idioma no debería considerarse una barrera para disfrutar de la música. Pero, ¿qué pasa con aquellas personas aún cerradas de mollera, qué se están perdiendo al no escuchar vuestra propuesta o no ir a un show de ZETAK? En Finlandia o Bélgica ni se lo piensan a la hora de ‘haceros un señor sold-out’.

Creo que el tiempo nos dará la razón. En un mundo cada vez más globalizado lo diferente y único cobra cada vez más valor. Y el hecho de cantar en un idioma que solo conocen cerca de 700.000 personas es nuestra principal ventaja.

Quien arriesga, ¡gana!

Arriesgar entonces es una victoria ¿al menos a día de hoy para ZETAK, verdad?

Sí. Un proyecto de música electrónica en euskera que entremezcla el instrumento tradicional vasco por excelencia (La Txalaparta) con sintetizadores y baterías 808 no parecía un planteamiento muy convencional. Pero la realidad es que esa combinación atiende a mi experiencia, mi vida y mi identidad. Eso es real y creo que es una victoria de por sí. Encima parece que la gente hace suyas mis canciones y esto hace que el círculo se cierre y todo cobre sentido.

Ahora sí, cuándo y dónde nació ZETAK. Porque se trata de un proyecto un tanto distinto. Cuál es su entramado y, cuándo surge la decisión de Pello de aparcar el ska para dedicarse de pleno a producciones arquitectadas con música electrónica, pop y auténtica tradición ¿renovarse o morir?

Creo firmemente en que la obra de un artista debe verse afectada pos sus vivencias y por todo lo que lo rodea. En mi caso, comencé a hacer ska con 17 años, cuando escuchaba The Specials, The Selecter y Madness. Han pasado unos cuantos años, he viajado, he madurado (lo justo) y sentía la necesidad de enfrentarme a un papel en blanco.

Entiendo que ese interés y pasión por los sonidos electrónicos y bailables no es cosa de hace un par de días. En este sentido, ¿Qué artistas / bandas se posicionan entre los ‘favoritos’ de ZETAK? ¿He leído que algunos tan importantes como Moderat, Major Lazer, Alt-J o The Blaze?

Creo que Chase & Status y Major Lazer tienen gran parte de culpa en mi transformación estilística. Ambos beben de la música jamaicana y así lo hacía yo también. Quizás al investigar nuevas vías para la línea estilística de mi anterior proyecto acabaron embaucándome los nuevos mundos a los que dichos proyectos me hacían viajar. Mundos totalmente electrónicos.

zetak

ZETAK, un auténtico cruce de vivencias, ideas y músicas

Me ha sorprendido –gratamente- enterarme que, entre tus muchos gustos musicales, Pello, se encontrasen discos de Incubus o Tool. También Madness. Nos encantará saber cómo álbumes de ellos llegaron a tus oídos, a tu colección.

Yo soy trombonista desde los siete años. Ese es mi instrumento. Pero la verdad es que siempre tuve cierta vocación multi-instrumentista. Aprendí a tocar la batería y el hecho de empezar a escribir mis propias canciones me empujó a poner voz a las mismas.

Tuve que adquirir unos mínimos conocimientos de guitarra y piano para componer. Creo que cada instrumento te brinda una forma de entender la música. Cuando cogía el trombón tocaba temas de Skalariak y mi impulso era acercarme a Rico Rodriguez, pero cuando cogía la batería tocaba temas de Koma e intentaba imitar fallidamente a bateristas como Danny Carey. Siempre he sido curioso y la buena música siempre será buena música.

Seguimos por este camino. La base en la que se cimientan las canciones, está clara, es electrónica ¿cómo soléis hacer (trabajar en el estudio) a la hora de alimentarla con, por ejemplo, txalaparta? ¿Vais luego además con batería real en directo, verdad?

Normalmente llevo a cabo la composición, arreglos, programaciones, grabaciones y producción en solitario en mi estudio de Arbizu. Lo bueno de gestionar con total libertad e independencia los tiempos de cada proceso es que siempre puedo volver a poner todo en duda.

La txalaparta es un elemento con el que me gusta contar desde el inicio aunque su arreglo va mutando según evoluciona la canción y su producción. Todo fluye cuando la intención creativa de la canción está bien determinada.

Y sí. ZETAK en directo cuenta con unos musicazos que dan vida a todo esto. Una batería híbrida, un xilófono MIDI, una txalaparta electrónica que bebe de un módulo de batería electrónica, sintetizadores, vocoder, Theremin… es un auténtico lujo.

Sin parar de coger carrerilla: último single, conciertos… y una hermosa reflexión

El último sencillo lanzado es “Itzulera”. Y el álbum más reciente (el 2º si no me equivoco) “Zeinen Ederra Izango Den” ¿cómo de contentos estáis hasta ahora con la reacción conseguida con estos trabajos? ¿Qué podría ser mejor?

Creo que ZETAK está quemando etapas muy rápido. Está creciendo mucho en muy poco tiempo y la verdad es que estoy acostumbrado a ir más lento. No es algo de lo que me pueda quejar, pero quizás un poquito más de tiempo para saborear lo sucedido estaría bien.

El disco salió en 2020, ¿habéis podido ya presentarlo en directo? Ahora que todo apunta a mejorar, normalizarse al menos ¿tenéis previsto hacer gira?

A pesar de que hemos convivido siempre con esta maravillosa pandemia, hemos hecho cerca de 100 conciertos. No hemos parado en ningún momento. El 2 de abril cerramos ciclo conceptual en el BEC, organizando un festival que lleva el nombre del disco: «Zeinen Ederra Izango Den FEST». Conseguimos congregar a más de 10.000 personas en una celebración que llevó a su máxima expresión el concepto de este disco.

Desnudar y simplificar la obra

No quiero dejaros marchar sin saber todo lo que se debe saber sobre Isa Del Moral.

El show de directo es una prioridad para ZETAK y contar con Isa para esto es un auténtico lujo. Llevo trabajando con ella más de cinco años y espero seguir haciéndolo al menos hasta que ella me mande a la mierda (risas). No solo entiende bien el concepto de mi obra y la intención creativa de cada canción, sino que traslada la idea a otro nivel en el ámbito visual.

A veces suma capas de interés a la obra, pero cuando cree que hay que desnudarla y simplificar todo al máximo, lo hace para que la canción se exprese por sí misma. De eso trata todo esto: De priorizar que la gente sienta. Y en gran medida puede que yo lo haya entendido gracias a Isa.

Para abrochar esta charla: ¿qué reflexión es necesaria que nos hagamos todos ahora mismo, incluso en voz alta?

Atendiendo a un tema de ZETAK que aún no ha visto la luz, molaría que intentáramos ser plenamente conscientes de que «la vida es de verdad».

¿Se me quedó algo en el tintero? Que diría Hans Christian Andersen…

Creo que no. Has andado fino.

www.zetak.org

Entrevista: Bruno Garca

 

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.