Este Mal Querer tiene mucho que decir. La cantante y productora catalana lo dejó muy claro con el debut de su segundo disco en el Festival de Cultura Inquieta. Comenzó el concierto susurrando El querer te va a llegar finalmente, sea buena o malamente ante un público entregado con un silencio imponente, arranca el show con Malamente, la única del nuevo disco que ha trascendido hasta ahora. Le siguen canciones como El mal querer, Pienso en tu mirá, A ningún hombre… que sin perder la esencia del flamenco, sus ritmos urbanos, sus enérgicas coreografías y una escenografía muy cuidada dejaron sin palabras al público asistente. Transforma el flamenco en pop, la serenidad en locura con la elegancia sutil que le caracteriza. Vestida por el diseñador cordobés Palomo Spain deslumbró con dos innovadores apuestas. Acompañada en el escenario de El Guincho dando forma a las bases electrónicas, ocho bailarinas, dos coristas, y Los Mellis como palmeros fueron la combinación perfecta del arte libre.

Con el toque de sencillez y humildad de los grandes artistas, Rosalía le confiesa al público: «No sabéis lo que significa para mí venir a Madrid, porque cada vez que vengo esta es la ciudad que más cariño me da. ¡Os quiero buenamente y malamente! Siendo nuevas canciones no me puedo creer que estéis así con nosotros, gracias por haberos arriesgado a venir hasta aquí». Rosalía despierta una curiosidad constante por aquello que emprende porque demuestra que la belleza tiene como único limite la creatividad del artista, sin esquemas, con la ilusión constante de investigar y ahondar en las pasiones para lograr expresar lo que las entrañas gritan.

www.rosaliabarcelona.com

festival.culturainquieta.com

Texto y foto: Beatriz Acosta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *