Sin apenas darnos cuenta ya estamos un año más en las postrimerías de otra nueva edición de los Oscars. A paso de gigante nos vamos aproximando al centenario, esta vez sumaremos la 89ª edición. Esa donde -salvo catástrofe inesperada- vamos a seguir descubriendo como una cinta, La ciudad de las estrellas (La La Land) del jovencísimoDamien Chazelle, va a seguir arramplando con todo gracias a sus hasta 14 nominaciones. Eso que a concurso han entrado piezas maravillosas como Hell or High Water (aquí extrañamente llamada Comanchería) o Manchester by the Sea con un Casey Affleck que se come con patatas lo que su hermano mayor Ben suele hacer hace delante de las cámaras (lo de detrás y aquella peli de 1997 llamada El indomable Will Hunting, son capítulos aparte). También, como no,Moonlight (que en algunas casas de apuestas la dan como favorita para llevarse la estatuilla como ‘Mejor Película’ seguida muy de cerca por Manchester by the Sea) y Arrival, una de las sorpresas de la temporada para los asiduos a la ciencia ficción, que bueno, a nivel personal y considerando que se trataba de una idea magnífica basada en la novela de Ted ChiangLa historia de tu vida, no me acabó de cuajar en pantalla grande. Pensé que me volvería a pasar como conInterstellar hace un par de años, pero no sucedió así. A todo esto, es otra de las que más nominaciones suma. Hasta ocho. No podía faltar tampoco el drama bélico. Este 2017 será representado por Hasta el último hombre dirigida por uno que sabe muy bien lo que es ensuciarse en un campo de batalla: Mel Gibson. Buen regreso el suyo tras diez años de secano como director. Una de esas que no puedes dejar pasar si te gustaron largos como Expiación con su buen salpicón de heroísmo, romance y escenas impactantes teñidas de rojo.  


Hasta el último hombre
Foto cabecera: La La Land


Moonlight

Me repito. Aunque todo apunte a que el pescado ya está vendido gracias -o culpa- a La La Land, que como un imán hacia los premios, se lo está llevando calentito todo (BAFTA, Globos de Oro, etc) este año vamos a estar más pegados si cabe a lo que suceda el domingo en el Dolby Theatre por ser una de las ediciones con mayor pluralidad. El caso es que Trever Dueck -de Sports Betting Dime, quienes el año pasado irónicamente lo vaticinaron casi todo- se lía la manta a la cabeza y en un corto pero sin desperdicio artículo (leer aquí) nos pone al corriente de esa bendita y bienvenida “diversidad 2017”. Por si eres de los que viven en Babia, con sumo gusto os recordamos que este año el color negro, sí señor, sin entrecomillados ni coloreando lo que ya tiene color, cuenta con una muy notable presencia: Figuras ocultas, Lion, Fences (con Denzel Washington  como patrón del barco y que justo acaba de entrar en la cartelera española) y por supuestísimo Moonlight (con otras ocho nominaciones) donde se trata además -y dentro de un territorio hostil como el de un barrio de Miami atestado de violencia- la homosexualidad. Más que recomendable trabajo donde todos sus actores destacan con sobresaliente. Mención especial para Naomie Harris, quien precisamente está nominada como Mejor Actriz de reparto gracias a su interpretación de Paula. No me olvido de la bonita historia Lion que narra la conmovedora realidad de Saroo, un personaje de raza india como protagonista. Es un halo de esperanza descubrir que los académicos, esos que acaban luego siempre influenciando el resto del año a la industria cinematográfica, por fin, han plantado una notable semilla de tolerancia.


Hell or High Water


Arrival

Texto: Bruno Garca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *