Molly Nilsson

Es todo un placer sentir que volveremos a tener cerca, muy cerca a la sueca Molly Nilsson. Tras aquel magnífico concierto que se marcó el año pasado, la temperamental artista de Estocolmo volverá a actuar en Barcelona. Para ser más exactos, lo hará este próximo sábado 4 de mayo en la Sala Apolo. Un concierto que ‘esconde’ encima un estupendo motivo más en su fondo. Nos interpretará en directo las canciones de su último álbum de estudio: “Twenty-Twenty” (Dark Skies Association, 2018).

Cultura en vena, emoción en escena

Si pilotas bien el recorrido de Molly Nilsson, controlarás del mismo modo su carisma rompedor. Un ‘corazón punk actualizado’ como ella misma ha llegado a afirmar en alguna entrevista. Así como su interés desde siempre por la cultura en general. En la música, probando de joven a tocar la guitarra en una banda, hasta convertirse en la compositora, teclista y vocalista que es actualmente.

Su interés por ser directora de cine y por supuesto su pasión por los fanzines, el cómic y el DIY. Un ‘todo’ que brilla a la hora de interpretar su mundo con canciones. Tanto sobre unas tablas y ante su público -como podremos disfrutar este sábado- como en grabaciones de estudio que son imprescindibles para los amantes del pop sintético ‘azul cielo’. Electrónica y melancolía que se dan la mano junto a muchas reminiscencias ochenteras (The Cars, Cyndi Lauper, Mr. Mister Alphaville) y certeras pinceladas lo-fi.

La suma de himnos, no para

Álbumes como “Imaginations” (2017), “Follow the Light” (2010), “Zenith” (2015) o por supuesto su más reciente trabajo “Twenty-Twenty” están cargados de ellos.  Más de una década ya –desde que publicase aquel “These Things Take Time” en 2008- convenciendo con su particular manera de aunar letras sofisticadas, melancolía y texturas sintéticas. Tocando la patata, pero animando también a los pies a bailar en muchas ocasiones. Me vienen a la cabeza ahora piezas como “Mountain Time” o “Your Shyness”, tema que además de ser una delicia tiene un fantástico regusto a aquel  mítico “Eyes Wihout a Face” de Billy Idol. Canciones pegadizas, pero llenas de conciencia. Un buen batallón también de baladas sintéticas donde no existen los complejos. En ellas, vía libre a la experimentación e incluso a las notas sucias.

MOLLY NILSSON
+ SDH + FATAMORGANA
4 de mayo de 2019
Apolo. Nou de Rambla 113, Barcelona
Comprar entradas.
www.sala-apolo.com

mollynilsson.bandcamp.com

Molly Nilsson en Sala Apolo
Molly Nilsson en Sala Apolo

Texto: Bruno Garca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *