Landikhan

Ahí le tenemos. Donde siempre, en su consabido hábitat: camuflado entre hojarasca, plantas selváticas y su particular crisol de sonidos. Eso que Landikhan es un ave del paraíso con residencia en Madrid.

El caso es que si atendemos a su primer álbum de estudio titulado “Earth Chronicles” -producido en la factoría Fashion Beat Team Studio, recientemente publicado por su propio sello y colectivo LNDKHN– pronto notaremos esa esencia orgánica donde el productor nos oxigena con hermosa música electrónica repleta de reflexión. A su vez, diferentes orígenes y culturas.

 

Un collage delicioso de Landikhan

Desde luego música para masticar sin prisas. Los miedos o complejos se disipan rápidamente gracias a la calidez musical de Landikhan. Quien ya publicase hace un par de años piezas igual de interesantes en Natura Sonoris o Balance Music regresa en este 2020 con un largo de hasta ocho paseos.

En este recorrido, muchas raíces del centro y sur de América. Una propuesta que se caracteriza por abarcar la fiebre de la jungla (“Nibiru”, “Quimera Cósmica”) y a la que insufla además electrónica muy depurada e incluso chispazos jazzísticos.

“Por tu maldito amor”, esa es la frase del mariachi y actor Vicente Fernández repetida una y otra vez en el corte de nombre “Por tu amor”, uno de los momentos más pausados de todo el disco con permiso de “Eridu” y “Anunnaki”. Este último, uno de los rincones más mágicos de todo el disco. Se respira folclore  y ambient. Posee una epidermis emotiva en toda regla.

Con todo lo espetado anteriormente –esto que no dije nada aún de sus grabaciones de campo, como aves, que tanto nos abren la mente-  no cabe duda que su propuesta es aire puro. El productor es capaz de desentrañar sonidos que encandilan al oído. Lo calma al mismo tiempo que nos invita a entrar en un trance único donde tampoco está prohibido bailar.

Todo un ecosistema detrás de LNDKHN

En un camino tan libre y sensitivo como este, no todo iba a ser introspección. Tras el artista, tras el sello que lo refugia donde queda patente es cosa suya (LNDKHN), existe toda una familia colaborativa. Una comunidad creativa donde habitan gente como Vlackmotor, co-autor de varias de las canciones y miembro del colectivo. O Aitana Basquiat, en quien ha recaído la responsabilidad de las verdes y frondosas artes gráficas alrededor de “Earth Chronicles”.

No menos importantes en este proyecto sacado a flote con tanto acierto, el argentino Hernán Cattáneo, Martín García y otro veterano de la escena electrónica como el germano Tolouse Low Trax (Detlef Weinrich). Ellos fueron los primeros en darnos a conocer este disco que ahora mismo sostengo en la mano, gracias a las remezclas para “Nibiru” y “Por tu amor” respectivamente.

Cierro recordando que el disco de Landikhan se creó en las entrañas del Fashion Beat Team Studio de la madrileña Embajadores, donde ‘residen’ un buen puñado de buenos productores, siendo fundado en 2006 por dos mastodontes de la industria musical de este país como Ed Is Dead y 1101vs13.

Artista: Landikhan
Trabajo: Earth Chronicles
Label: LNDKHN, 2020
Fecha lanzamiento: enero 2020

portada Earth Chronicles

lndkhn.com

Texto: Bruno Garca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *