Nueva York es la ciudad de los mil museos. Los hay para todos los gustos y con un gran espectro de idiosincrasias. En la Quinta Avenida, a parte de las tiendas de más lujo, también podemos encontrar algunos de sus más importantes museos como el Metropolitan, el Guggenheim, la Colección Frick y el Museo de la Ciudad. Pero en la esquina de la 27th Street también encontramos con un espacio de los que deja al visitante ojiplático: el MoSex, o Museo del Sexo de Nueva York. Pero en los museos, como en el propio sexo, prima aquello de “renovarse o morir”, así que el MoSex puso en manos del estudio de diseño Base Design el repensar su identidad. La nueva imagen del MoSex trata de transmitir una imagen de museo ‘abierto’ donde el reto lo representa acabar con los prejuicios de la gente sobre este museo y acercarla a su amplia e interesante programación. Base Design ha trabajado esta identidad a través de la publicidad, señalización interna y externa y la web del museo, y la pregunta era: ¿Cómo puedes vender un museo sobre sexo, si usar de hecho sexo en el proceso? . “Nuestro trabajo fue provocar que la gente pensara más allá del sexo como algo pornográfico”, explica Min Lew, socio de Base Design.

 

 

 

www.basedesign.com
www.museumofsex.com

Texto: Agustín Velasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *