Islandia es un país de paisajes mágicos que ejerce un hechizo cautivador sobre todo aquél que lo visita. Esculpida por las erupciones volcánicas, cascadas y géiseres y tapizada de roca, hielo y lava solidificada, entre todas sus vistas extraordinarias existe un elemento de carácter artificial que ha creado de manera fortuita uno de los lugares mágicos de la isla. Se trata del avión Douglas DC-3, o un antiguo C-117, según quién lo cuente, una aeronave de la U.S. Navy que el 24 noviembre de 1973 se vio obligada a realizar un aterrizaje forzoso en la playa Sólheimasandur, en la costa sur de la isla. Afortunadamente, toda la tripulación sobrevivió tras el impacto, y también afortunadamente, el avión fue abandonado, quedando el fuselaje a merced de las inclemencias del tiempo islandés, sus puestas de sol, sus amaneceres y la magia de la Aurora Boreal. Así se generó este enigmático paisaje post-apocalíptico en medio de una desértica playa de arena negra, un lugar inspirador protagonista de grandes momentos, como el capturado por la gente de Desillusion Magazine en este espectacular vídeo grabado en Islandia. Sin lugar a dudas un lugar de visita obligada, al menos una vez en la vida…

Texto: Rosario Muñoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *