El arquitecto japonés Sou Fujimoto plantea una estructura casi trasparente. Una nube de redes matemáticas que parece flotar sobre el jardín invitando al visitante a disfutarlo desde su interior.

La entrada en el otoño viene marcada desde hace años por las propuestas que la Serpentine Gallery ubica en el Kensington Garden de Londres. Desde el año 2000 proyectos muy diversos se han ido sucediendo sobre los jardines. Los pequeños objetos arquitectónicos diseñados en cada ocasión son el reflejo de una reflexión propia de cada autor. Cada uno escoge una estrategia para abordar el proyecto temporal de estas características. Sou Fujimoto plantea nuevas preguntas con su propuesta estructural y su vínculo con el entorno. Tras la sorprendente propuesta en la anterior edición, con una suerte de arqueología del recuerdo, de Herzog y de Meuron junto con el artista Ai Weiwei, el reto del diseño se agudizaba. Más de diez diseños con estrategias distintas habían sorprendido al visitante un año tras otro. Y, como era de suponer, el arquitecto Sou Fujimoto, ha sabido dar una vuelta de tuerca insospechada al diseño. Su propuesta no es un contenedor encerrado sobre sí mismo. En esta ocasión, el pabellón es una estructura casi transparente que parece flotar sobre el Kensington Garden.

Cuando se observa por primera vez la planta del proyecto es difícil adivinar la forma de las retículas metálicas que el diseño propone. Al conocer mejor la propuesta, la incógnita pronto se esclarece. El gesto es elegante y no deja lugar a dudas: se trata de una propuesta desde la vanguardia arquitectónica japonesa. Sou Fujimoto traslada la voluntad de crear un paisaje arquitectónico, un pabellón permeable que plantea los límites entre interior y exterior. Volvemos a una de las preguntas paradigmáticas, que con especial atención se ha ido tratando desde el diseño japonés: ¿Cómo se relaciona la arquitectura con su entorno? En esta ocasión se genera a través de una estructura metálica tridimensional. Finas barras blancas de acero se multiplican a través de una unidad: el cubo. El ensamblaje de cubos blancos, de ochenta centímetros de arista, acaban cubriendo los trescientos cincuenta metros cuadrados de la superficie total utilizada. La estructura se recorta para formar terrazas escalonadas donde sentarse en diferentes niveles. A través de dos accesos, el visitante puede usar el espacio de múltiples formas.

Parece un modelo matemático inacabado que sirve de soporte para las diferentes actividades que se desarrollan en el pabellón: punto de encuentro, conferencias, etc… El arquitecto realizó una maqueta a escala 1/10 para controlar el ambiente y el acabado de la propuesta con exactitud. Gracias a la coordinación de diferentes equipos de cálculo y montaje las piezas prefabricadas se ensamblaron in situ con facilidad. A primera vista la nube tridimensional parece un laberinto. Pero una vez en su interior percibimos un patrón sencillo. Las aristas de cubos blancos multiplicados crean un ambiente fundido con el entorno de los jardines. No existen muros ni suelos, como se podría esperar de un contenedor convencional, todo es permeable. La percepción de volumen se produce a través de la red tridimensional. Para proteger del viento se sitúan en ciertos puntos paneles de policarbonato transparentes. El aislamiento de la lluvia se alcanza mediante discos horizontales transparentes una vez más, subrayando la homogeneidad de la solución.

Este es el tercer diseño encargado desde la Serpentine Gallery a un equipo japonés. Sou Fujimoto se suma a Toyo Ito (2002) y Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa (2009). Todos ellos pertenecen a la escuela japonesa y comparten preocupaciones al enfrentarse al proyecto arquitectónico. El juego matemático utilizado es similar al de muchos de sus proyectos. Sus obras han sido reconocidos y premiados en diferentes ocasiones. A pesar de su juventud Sou Fujimoto consigue su propia impronta como demuestra en el pabellón de esta edición.

www.serpentinegallery.org

Texto: Ester Giménez
Foto: Iwan Baan y Jim Stephenson

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *