Cuando se habla de arte contemporáneo, más allá de un periodo concreto de la cronología de la Historia del Arte, se hace referencia al arte que refleja su propio tiempo en temática, técnicas y referencias, y la contemporaneidad artística en el siglo XXI pasa por internet, que domina la realidad cotidiana a todos los niveles. Cuando los artistas toman conciencia del poder de esta ‘nueva’ tecnología en sus vidas y trabajan sobre ello, empieza a dar lugar a un concepto que lo define, el del Postinternet Art, donde ‘post’ no significa ‘después de’ sino ‘sobre’.

El término postinternet aplicado al arte no denota una corriente ni tendencia artística, ni un lenguaje, ni un soporte… es una realidad, una forma de relacionarse con el mundo de la que los artistas ya no son ni conscientes a veces. Cuando el término postinternet fue acuñado por Marisa Olson en 2008, y posteriormente desarrollado por Gene McHugh, venía a establecer más un modo de operar en los tiempos que corren, donde el artista vive, al igual que el resto de la sociedad, sumergido en un comportamiento virtual y digital, y se hace consciente de la influencia que opera en su trabajo y ese nuevo modo de interacción dentro de la cultura de la red, dando una respuesta a los retos y posibilidades que brindan las nuevas tecnologías dentro de la creación artística. Es un concepto que va más allá del net art; es más, no tiene por qué plantearse dentro del entorno virtual, sino que en muchos casos existe en la realidad física. Esta práctica no solo usa el mundo virtual como soporte sino como posibilidad temática y de análisis, donde Internet no solo es una herramienta, sino el objeto de reflexión y análisis estético y conceptual.


Obra de Constant Dullaart. Foto cabecera: obra de Katja Novitskova

El arte postinternet asume un nuevo paradigma creativo en el que el autor vive en las dos realidades, la física y la virtual, donde ya no existe separación, sino una fusión de universos, y por ende el creador no puede abstraerse a la inspiración que les genera la navegación en la web ni la influencia que en ellos tienen los contenidos vistos en ella. Artistas de la talla de Cory Arcangel, Camille Henrot, Constant Dullaart, Katja Novitskova, la plataforma DIS, Ryan Trecartino o Rafaël Rozendaal son algunos de los autores más destacados de esta corriente, aunque realizar una guía exhaustiva de los exponentes del arte postinternet es imposible, ya que, en mayor o menor medida, toda la generación de autores nacidos después de 1980 ya han convivido con Internet de una manera orgánica y natural, y muchos incorporan esta experiencia de una forma más o menos explícita en un universo creativo. Lo cotidiano, como Internet, solo puede ser llevado al arte a través de la reflexión, el espíritu crítico y la captación del ángulo específico que solo el ojo del artista es capaz de descubrir.

Texto: Agustín Velasco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *