Nahuel

Cero experimentos en cuanto a cambios disparatados de tempo y cualquier otro tipo de desvarío en este lanzamiento. Lo nuevo del argentino Nahuel se sostiene con un tempo medio donde se vacila al disco-funk de corte francés y al electro-rock. Todos ellos cortes que podríamos estar bailando desde que sale hasta que se pone el sol. O viceversa. Fuego, abstracción y villanía.

Un reflejo de los días que vivimos

Eso al menos es lo que ha procurado transmitir Nahuel con un título como “Dark Days”. Se inspira en la infinidad de conflictos que no paran de sucederse en el planeta. Sin embargo, este retrato que se confía a una mala racha en nuestros días –¿cuándo no la hubo, verdad?- contiene un trasfondo sonoro bastante más distendido.

Jugando con el doble sentido, el que más me ha hecho sentir una conciencia más seria ha sido el corte firmado por Balam. En su caso, remezclando “No Land”, la otra pieza original que acompaña el EP. Y esto es muy sencillo. En su trato del material se pueden oír muestreos tanto vocales como orgánicos –instrumentos de viento, percusiones, animales de la selva- que nos transportarán a cualquier núcleo amazónico. Su cultura, sus gentes, sus problemas. Pocos son los que ignoran a día de hoy como de delicadas están las cosas por allí. Por el siempre denominado pulmón verde del planeta, el cual se ha convertido en una preocupación crónica. Preocupante sin duda. Dicho esto, Balam se muestra analógico, místico y visceral. Todo a la vez. Realmente mágico el segundo tramo del rework.

Al final nos pelearemos por bailar más que nadie

Será el insaciable Teniente Castillo el otro caballero que se exhiba. En su caso reverenciando y reinventando “Guerra”. Pecho fuera gracias a esas secuencias de bajos y remates de guitarras que propone el incombustible madrileño. Combinando de manera muy astuta reflexión y baile. Del mismo modo que sucedería en un campo de batalla, la cosa se va desbordando a medida que sucede todo. Son siete minutos eléctricos e implacables. Psicodelia y sonido disco renegrido.

Otro invitado, vamos a decir ‘aliados’ –sí, sí, en plural porque son dos- con esto del rollo bélico, son el dúo francés Motel 77. También protegen los beats y la esencia de Nahuel con tanqueta, esta vez inyectando una pizca más de mala leche y rock al original titulado “Dark Days”. Correcto, el mismo que presta su nombre al disco. Fantástica somanta de redobles de batería que anuncian un más que pegadizo riff de guitarra. Si te lo zampas entero acabará resultando machacante e hipnótico.

En esta ocasión me quedaría con la versión original, algo más limpia y musical. De hecho estoy deseando recrearme –ojalá esto sea posible pronto- con un álbum construido de principio a fin por el artista argentino. Intuyo me satisfaría tanto como los mejores vinilos que cayeron en mis manos de un señor sello como Firm Records, y gente como Geiger o André Kraml. Un muy buen EP, para abstraerse, meditar y por supuesto bailar, que además alegraría la vida de acérrimos seguidos de artistas como Ofenbach o Chicken Lips.

Artista: Nahuel
Trabajo: Dark Days
Label: Play Pal Music, 2019
Fecha lanzamiento: 01/11/2019

Nahuel
Dark Days

soundcloud.com/playpalmusic

Texto: Bruno Garca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *