Le Parody

La apuesta le ha salido bien a Le Parody en 2019. En mayo publicó su tercer álbum, Porvenir: un trabajo autoeditado, arriesgado y de sorprendente factura, que ya en su día atrajo a los grandes medios nacionales, y que ha venido defendiendo con éxito en directo durante la segunda mitad del año. Su amalgama de folclore y electrónica figura ya en muchas de las listas de lo mejor de 2019. Aprovechando una de las últimas citas de Le Parody, su concierto en Madrid en el marco del 981heritage SON Estrella Galicia XV Aniversario, hemos hablado con la autora andaluza.

 

El sonido de Porvenir se caracteriza por el contraste entre antiguo y moderno, clásico y vanguardista, orgánico y electrónico. ¿Qué te atrae de cada uno de los dos mundos y cuál es el lazo de unión?

La verdad es que no me parecen dos mundos, creo que en el disco uso muchos elementos diversos, pero que todos forman parte del mismo mundo. Bailar, cantar, escuchar y contemplar son acciones que pueden hacerse simultáneamente.

La autoedición es una opción

Tras la experiencia de sacar un disco con licencia Warner, ¿por qué has optado ahora por la autoedición y el modelo indie a la hora de plantear la difusión de tu nuevo disco?

En estos años haciendo música en España he terminado por darme cuenta de que no encajo bien en ningún sitio. No lo digo como algo negativo pero a la hora de buscar sello las opciones eran muy limitadas: los sellos grandes apuestan por propuestas bastante estándar, y los que me parecen más interesantes son tan pequeños que en el punto en el que estoy me parecía que iba a pesar más el hándicap de meter intermediarios innecesarios que la ayuda que me pudieran aportar.

Por otra parte, no me veía con energías ni confianza suficiente como para buscar algo fuera de España. Así que la autoedición me pareció la manera más fácil y sensata. Además no es una autoedición DIY, tengo a mi alrededor un equipo de gente que curra muy bien. Creo que hay que superar la idea de que autoedición signifique guisárselo y comérselo todo una sola. Hay muchas formas de autoedición, y algunas son tan efectivas como lo que te puede ofrecer un sello.

La elección de un artista

¿Crees que esta elección determina completamente el alcance de un artista y su obra o se puede triunfar sin pagar el peaje de una multinacional?

Sí, por desgracia. Un mailing de Warner te mete instantáneamente veinte o treinta mil visitas en un vídeo, por ejemplo. Si lo haces sola el alcance es mucho más lento, lógicamente. Tampoco te responde igual la prensa. Pero bueno, son cosas que para mí tienen una importancia relativa. Con Warner igual tenía más visitas pero eso no hacía que viniera más gente a mis conciertos. Reconozco que el nexo entre el éxito virtual y el real se me escapa.

¿Cómo mides tú el éxito en tu carrera musical?

Pues hay muchos tipos de éxito, a mí sólo hay dos que me interesen. El primero es poder estar viviendo de esto, o sea, poder dedicar el 100% de mi tiempo a hacer música. Desde luego es un éxito con matices, porque vivo muy precariamente y tengo que trabajar un montón en muchos proyectos distintos para que cunda. Pero es un trabajo que me encanta y me parece un lujo y una suerte librarme de tener que hacer cosas que no me gustan para ganar dinero.

Y el otro éxito son las conexiones reales que se dan entre lo que hago y el resto del mundo, lo que pasa en los conciertos, la gente que escucha el disco y lo conecta con cosas suyas. Hay un recorrido muy solitario cuando decides sacar las cosas de la cabeza y convertirlas en música. Pero de pronto, cuando al otro lado alguien las recibe y responde, es como si se completara el sentido de hacerlo.

SON Estrella Galicia con Le Parody

Supongo que el apoyo de promotoras como SON Estrella Galicia, responsable del último concierto que diste en Madrid, ayuda a que se produzcan esas conexiones que dices, ¿no?

Sí, desde luego. Puede servir para dar un buen empujón al proyecto pero también es, para mí, sobre todo, un indicador de que hay gente también fuera del circuito underground que cree en el proyecto y lo apoya, y eso reconforta bastante.

Política, sociedad y música

¿Crees que la música ha tenido, tiene o volverá a tener la capacidad para cambiar el mundo? ¿De qué forma puede un músico implicarse socio-políticamente?

Cambiar el mundo son palabras muy grandes. Creo que la música tiene la capacidad de cambiar a la gente individualmente, y de generar trances colectivos. Me parece que ya es bastante por parte de los músicos conseguir hacer eso.

¿Qué pasos inmediatos y específicos crees que debe dar la sociedad, y en concreto la industria musical, para alcanzar la equidad entre hombre y mujer?

Yo creo que con que dejara de existir este absurdo binarismo de género bastaría. Con que cada cual hiciera de verdad el ejercicio de dejar de ver el mundo dividido en hombres/mujeres estaría el problema resuelto a todos los niveles. Pero en fin, lo del género binario es el máximo adoctrinamiento social al que estamos sometidos desde que nacemos, así que no confío en que esto ocurra pronto.

Y en esa misma línea, y recogiendo el debate que han puesto encima de la mesa Coldplay o Massive Attack, ¿cómo podemos ayudar los integrantes de la industria musical en la lucha contra el cambio climático?

(¡No conozco este debate!) Te estoy contestando desde un avión mientras me desplazo a tocar a Tenerife… La única ayuda real que podría prestar la industria musical al cambio climático sería desaparecer. Pero eso, en fin, es aplicable a casi cualquier actividad humana de la sociedad contemporánea.

leparody.bandcamp.com

Entrevista: Pablo Luna Chao
Foto: Julian Callejo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *