Lamb, la primera película del director Valdimar Jóhannsson es muy difícil de clasificar. Recelo, misterio, una naturaleza apabullante y una experiencia familiar enfermiza, de todo eso hay en esta creación del cineasta islandés.

El cineasta ha aparcado a un lado su inclinación por la ciencia-ficción (Rogue one, Oblivion, La guerra del mañana, en todas ellas como técnico de cámara o en efectos especiales) para debutar dirigiendo y desarrollando una fábula en suspensión que a medida que avanza nos va sorprendiendo y llenando de incredulidad.

Lamb, un trauma con la vida y el amor

Lamb, filme que además se alzó como mejor película en la edición 2021 de Sitges –también obtuvo su galardón en Cannes–, es un guiso a fuego lento no apto para todas las bocas.

La historia, coprotagonizada por una más que solvente Noomi Rapace (cada vez me fascina más esta actriz) y Hilmir Snær Guðnason, cala en las entrañas de cualquier ser humano traumatizado con la vida y el amor. En especial, la complejidad de la maternidad en una pareja que pende de un hilo y vive en soledad. Una que además subsiste de sus animales. El vínculo con ellos es devoción. Pero mucho cuidadito cuando se entromete al menos un ‘intruso’. Como ya habrás deducido, el metraje de esta película transcurre sin prisas.

Un relato gradual donde hasta lo más incoherente y extraño se nos naturalizará. Dentro de la complejidad que algunos sufrirán viendo la película está una austeridad narrativa donde son muchas las cosas que se nos quedan sin descubrir. Uno mismo debe intuir los enigmas. Una de las grandes virtudes de Lamb es su fotografía, su espectacular entorno. Filmada en Islandia y su atmósfera irreal, imágenes duras pero hermosas sacadas de un mundo que se acabó hace algún tiempo.

El entorno perfecto para arropar la esterilidad –nunca mejor dicho– emocional de sus protagonistas. Sin desvelar su giro final, os sugiero dejaros llevar por este intrincado cuento de ilusión y simbolismo… Solo así lograréis captar su tremendo mensaje final.

Lamb

Disponible en alquiler en play.google.com

Texto: Bruno Garca

Comparte este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.