La historia de Grimey es la típica historia de superación, visión, trabajo y constancia. El concepto romántico de lo que supone emprender: un grupo de amigos, un sueño, la voluntad necesaria para empezar, y el resto es historia, como se suele decir. Grimey es hoy una de las marcas de la escena del streetwear patrio con más proyección internacional. Con presencia en Alemania, Italia, Portugal, Japón o Emiratos Árabes, su firme trayectoria ha demostrado la autenticidad de un estilo de vida que ha cimentado las bases de una gran familia, compuesta por artistas de todo tipo. Hablamos con Iván BUZZ Watson, director creativo de la marca, para que nos de las claves de ese estilo propio que Grimey ha desarrollado dentro del streetwear, de sus referencias y de su trabajo.

Unos amigos de un barrio popular de Madrid deciden lanzar una minicolección compuesta por camisetas diseñadas y estampadas por ellos mismos. Al principio eran los cuatro fundadores de la marca quienes dirigían el diseño de las colecciones. ¿Cuándo entra Iván Watson en el juego de Grimey? Podemos decir que Iván Watson está desde el principio. Yo fui uno de los socios fundadores [junto a Pablo Moreno y Rafael Anguis, los actuales propietarios], y en un momento determinado tuve que abandonar el barco por cuestiones económicas y profesionales. Necesitaba tener un trabajo estable y decidí meterme en el mundo de la publicidad, pero seguí colaborando con Grimey en el tiempo que tenía libre diseñando el grueso de sus colecciones desde casa.

La trayectoria de Grimey es brutal. De esa primera colección de ocho camisetas hasta las 120.000 prendas que producís al año en la actualidad han pasado doce años. La evolución del estilo también es evidente, desde los básicos de las primeras temporadas hasta todas las líneas de producto que tenéis hoy. Está claro que vuesto público objetivo también ha evolucionado con vosotros. ¿Cuál es el perfil de vuestro consumidor? El perfil del consumidor de Grimey es hoy más extenso que al principio. Empezamos con la línea muy definida, y poco a poco hemos ido abriendo el abanico, pero no por meras razones comerciales: siempre hemos hecho lo que nos ha apetecido y nos mola. Nuestro crecimiento también ha sido gradual. Al principio no podíamos ni imaginar las cosas que a día de hoy estamos haciendo. Nuestro público más fiel también ha ido evolucionando con nosotros y ahora hay mucho más público interesado en nuestro producto, pero la base sigue siendo la misma.

La cultura del hip hop, el breakdance, el grafiti, el skateboarding, el basket… La era de los noventa está muy presente en vuestra filosofía y a lo largo de las temporadas se ha visto cada vez más reflejada en la estética de las colecciones. ¿Cuáles son los objetivos que os planteáis a la hora de dar forma a la temporada? En la parte práctica lo que siempre buscamos es el equilibrio. Conseguir hacer una colección lo más equilibrada y completa posible en lo que a prendas se refiere. Pero al final lo que más pesa son nuestros gustos personales, junto con una dosis de intuición sobre lo que nos apetecerá ponernos un año más tarde. Hay que tener en cuenta que nosotros trabajamos con programación de pedidos, no hacemos pronto moda, y tal y como está el streetwear actualmente, que cambia de registros a velocidades de vértigo, hacemos nuestras labores de clarividencia. Al final ese equilibrio que estudiamos al comienzo, los cálculos y las predicciones acaban dándonos la razón. Esta es la fórmula de alquimia que convierte nuestros objetivos en colecciones de Grimey.

La colección de este invierno ha sido una de las más consistentes de la marca. Sin alejaros de los conceptos moda y tendencia, esta temporada habéis marcado vuestra propia tendencia. Se respira un Grimey con mucha más clase, más maduro. ¿Cuál ha sido la aceptación del público? Yo creo que bastante buena. Nos hemos expandido en países como Alemania, Japón o Emiratos Árabes Unidos (Dubái concretamente), que son mecas del streetwear hoy en día. Creo que es un claro reflejo de la madurez que mencionas. En lo que se refiere al mercado nacional, también hemos notado esa madurez y reconocimiento en el cliente final.

Sois una gran familia compuesta por artistas, riders… cretivos en general que mantienen a la marca con un aura inspiradora 24/7, pero ¿quiénes son vuestros iconos de cabecera? No tenemos iconos de cabecera. Somos una gran familia y cada uno aporta su grano de arena. Dentro de la familia hay gente más conocida, pero el conjunto de todos es lo que marca el carácter de la firma.

Recientemente habéis lanzado una colabo con MC Denom, la colección cápsula GRMY x DENOM, compuesta por un chándal de poly ripstop en blanco, azul y negro, y una gorra capada con el símbolo de las dos cerillas cruzadas, el tattoo que Denom lleva en la cara. Este chándal tiene reminiscencias de la escena francesa de hip hop entre los noventa y los dos mil. ¿Cuál fue el detonante de esta colaboración? Pues sencillamente Denom nos hace visitas muy a menudo para ver qué estamos cocinando y en varias ocasiones hablábamos de ello y finalmente nos juntamos una tarde, hicimos un poco de brainstorming en serio y salió esto. Personalmente me cae muy bien, le considero una persona excepcional y la verdad es que fue muy fácil.

¿Cuáles son tus grandes referencias? ¿Qué elementos estéticos están siempre presentes en tu imaginario creativo? Mi personalidad es lo que más peso tiene a la hora de canalizar las ideas, y está forjada en experiencias vividas a lo largo de los años. Luego existen referencias como la calle, mi barrio, el slang o argot que usamos, mi parte blanca, mi parte negra, el jazz, la eterna lucha del oprimido, los early 90s de mi adolescencia, el rap, el arte en general, la lectura de autores como Cheikh Anta Diop, Ivan Van Sertima, Frantz Fanon, mujeres y hombres como Angela Davis o Malcolm X, el rock, películas como Do the right thing, New Jack City… ¡Hay tantas! Me puedo tirar siglos dándote referencias completamente a los elementos estéticos que están presentes en mi imaginario creativo.

La colección SS18 es muy fresca, la paleta de colores es más viva y volvéis a apostar por la pieza más noventera de la cultura de la calle, el chándal. Háblanos un poco de esta colección. ¿Cuáles han sido las claves para darle forma? Las claves son la mezcla de parte práctica con predicciones y gustos personales. Al final acabamos haciendo lo que más nos apetece y en este caso tocaba esto.

Me interesa la mujer Grimey. ¿Cómo es? Cuéntanos cuántos años tiene, qué le gusta, si es leal a la marca… ¿Cuál es el feedback del público femenino? Yo pienso que la mujer Grimey tiene mucha fuerza, tiene una personalidad muy marcada, básicamente porque hay muchas prendas que no te las puedes poner si no la tienes. Normalmente suele ser una mujer joven pero no te puedo ser más concreto en la franja de edad porque creo que es bastante amplia. Es un público que cada vez nos pide más, lo que es una gran satisfacción para mí.

Grimey es una marca unida a la cultura del hip hop. Las nuevas generaciones del rap en España se han sumado al trap, un subgénero que ha afectado también a los códigos de estilo. ¿Cómo habéis recibido esta nueva tendencia en vuestro proceso creativo? ¿Es la colección Infamous Grimey x Sfera Ebbasta una forma de interpretar esa influencia del trap en la moda? ¿Cómo surgió la colaboración con Sfera Ebbasta? El trap no deja de ser una extensión de la cultura que nosotros vivimos, y lo hemos ido incluyendo paulatinamente en nuestra evolución de una manera natural. La cápsula con Sfera no ha sido más que una confirmación de esto. El contacto con él nació a través de uno de nuestros comerciales en Italia. Le moló la marca y empezó a vestir Grimey. Más tarde le invitamos al festival que hicimos para celebrar nuestro décimo aniversario y ahí es donde surgió la química para hacer esta colaboración. Vino a la oficina con su crew cuando llegó a Madrid, estuvimos hablando, y en cosa de media hora ya estábamos planeando la cápsula… Fue coser y cantar.

Para terminar, la pregunta de rigor… ¿Qué escuchas cuando estás diseñando? Pues imagínate, Body Count, Lord Finesse, Miles Davis, Keith Sweat, D’Angelo, Weather Report, Eric B & Rakim, The Doors, Hendrix, Black Sabbath, Mr. Review, Van Morrison, Pointer Sisters, Da Lench Mob, Nathy Peluso, Donald Byrd, Chaka Khan, Hieroglyphics, Digable Planets, Costa, Cardi B, Sade…

web.grimey.es

Entrevista: Rosario Muñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *