Con el propósito de honrar la escena cultural y musical ligada a los sonidos electrónicos, se fundó en A Coruña hace exactamente una década este notable colectivo comandado por Roi Grobas y Pablo Cubeiro, dueños también de Cudbe Music, una de las promotoras de eventos más respetadas del norte peninsular. Los dos se han mantenido unidos desde aquel entonces con el ímpetu siempre intacto de promover y convencer a cualquier apasionado como ellos montando sesiones (showcases), eventos al aire libre, instalaciones… Fanzine es inclusive sello discográfico (Fanzine Records). Galicia existe, y además posee un paisaje cultural muy rico.

Fanzine Project siempre ha sido un nido de retos y valores. Este ideal engendrado por dos amigos allá por 2008 ha estado en constante crecimiento -eso que incluso se tomaron un respiro para renovar células e ideas pasado el 2012, y otra cosa, la verdad es que sus inquietudes para animar y poner en el mapa su propia escena comenzaron en 2006 con los sets llamados Frequencies– convirtiéndose finalmente en todo un referente tanto local, como nacional, dentro de la siempre complicada formula de hacernos divertir a la vez que se nos nutre culturalmente. Buen termómetro por otro lado para medir desde las entrañas de nuestro propio país en qué punto se encuentra actualmente la industria que rodea dicha cultura de club. Evolución y frutos que son evidentes en ciudades del mundo como Berlín (donde incluso los gobernantes financian una cultura como es la del techno), Zúrich (tres cuartos de lo mismo), París, Nueva York, Frankfurt, o por supuesto la hermana Barcelona.

En Galicia no iba a ser menos, y A Coruña está subida a esa ola gracias al coraje y propuestas como las que se vierten desde Fanzine. Fomentando les tenemos ese derecho universal que es vivir en primera persona un arte tan noble como la música y sus actores principales. Accesibilidad y calidad que si las traducimos en nombres propios, nos toparemos con personajes tan auténticos como el mexicano Niño Árbol, el británico Pariah, Samuel Kerridge, Thomas P. Heckman, Dakpa, Skylab Mountain, Julixo, Aubrey, Dying, Antonella Teora, Jens Tozzberg o por supuesto los propios responsables de este proyecto: The Panic Room y Roi. Todos ellos en cabina y dentro de las sesiones que realizan bajo el título de Fanzine Club, ahora en el coruñés Le Club, digno heredero de aquel local situado en el barrio de Monte Alto (inaugurado allá por diciembre de 2008).

Allí es donde en la actualidad generan esa magia que les caracteriza “una invocada con profesionalidad, estilo y dotación de recursos” en palabras de ellos mismos. El compromiso como discográfica es ante todo como lanzadera de nuevos talentos. Nombramos algunos: Dijuma (quien precisamente ha firmado la última referencia de Fanzine Records, el EP titulado Cold Tracks), Shurko Love, Blixabo, Ungar, JXTPS o el bonaerense Joaquín Ruiz. También artistas mucho más asentados como el indomable HD Substance, el propio Grobas (‘hermanísimo’ de los artesanos de tanto tinglado) o uno de los nombres más destacados de la escena más underground de Los Ángeles, Santiago Salazar aka DJ S2. Eso sí, tendiendo puentes en todo momento a la nobleza del techno, sombrío pero de enorme calidad.

Roi y Pablo, artífices de todo esto, pueden lucir la cabeza muy alta, unos verdaderos francotiradores que, con tino y coherencia, no descansan en pro de seguir dándole impulso a propuestas sonoras que van desde el ya citado techno, al ambient, house o electro puro. Así nació el sello (en 2013), y así morirá (si es que esto llegara a suceder). Destacar igualmente que desde Fanzine Project se ha pretendido trabajar siempre buscando las maneras de permeabilizar sectores tradicionalmente reacios a la música electrónica; lo han hecho desde el minuto uno con un afán didáctico y divulgador. Por esta razón se han podido disfrutar de sus eventos por espacios como el Museo de Belas Artes de A Coruña, festivales con line-ups de primer orden (Mike Huckaby, Monolake, Legowelt, Ceephax Acid Club… sin olvidar lo de aquí, como los notabilísimos Gnomalab, Theremin Tourette –ambos VJs- o ese arquitecto de la rítmica melódica, el asturiano Skygaze) y showcases por otras ciudades que abarcan desde Madrid, Granada, Porto, Londres, Barcelona, Gijón, Lausana… ¡a Buenos Aires!

Sin duda alguna, una familia indomable que sigue creando afición e ilusión gracias a unos cimientos basados en la calidad, la accesibilidad a la música, el compromiso con el servicio y el servir como plataforma de proyección: CLUB + RECORDS + FEST.

www.fanzineproject.com

Texto: Bruno Garca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *