En los últimos años la cultura del culto al cuerpo ha dado paso a otra menos narcisista y más interesada por el bienestar físico y mental desde una perspectiva vital. El estilo de vida saludable está arraigando en nuestra sociedad, el ejercicio físico y la alimentación sana son dos hábitos que se adquieren con la práctica diaria, algo que mejora y se intensifica si el entorno acompaña.

El IED Barcelona investiga cómo el deporte puede convertirse en factor de innovación, cohesión social y mejora del bienestar junto al Institut Barcelona Esports del Ayuntamiento de Barcelona (IBE). Los estudiantes del Título Superior en Diseño de Producto y Título Superior en Diseño de Interiores de la escuela han presentado al IBE 14 proyectos de final de carrera con los que proponen experiencias sensoriales para activar cuerpo y mente, zonas de entrenamiento en la ciudad o la práctica de deportes extremos como el freediving y el skateboarding, y convertir Barcelona en un inmenso playground. Apostando por la innovación, la cohesión social y el bienestar, y respetando siempre los criterios de usabilidad, atmósfera, iluminación y funcionalidad, los proyectos se han pensado para ubicaciones específicas de la ciudad: la Carretera de les Aïgues, la playa de la Barceloneta, las instalaciones de la antigua piscina de Montjuïc, los tinglados del Port de Barcelona o los diferentes parques o jardines municipales. Así son algunos de los proyectos que han imaginado los alumnos de diseño de producto y de interiores del IED Barcelona.

BARCELONA FITNESS
Se trata de un oasis urbano diseñado por la alumna de Diseño de Interiores Ali Bakri para promover el bienestar del cuerpo y de la mente. Este espacio deportivo, ubicado en los Tinglados del Port de Barcelona, es capaz de reciclar el aire generando un espacio eco-friendly en el que la gama cromática, los materiales empleados y la iluminación favorecen también un estado de ánimo positivo.

EGO
Kenza Berrada, estudiante de Interiores, ha proyectado Ego para las instalaciones de la Piscina Municipal de Montjuïc. Ego es un espacio creado para vivir una sensación extrema de libertad, relajación e introspección, una piscina de 40 metros con tres niveles diferentes de profundidad para practicar el freediving, la modalidad de buceo de inmersión a pulmón libre. La propuesta consta además de dos espacios complementarios, uno dedicado a los estiramientos y otro a la respiración, ambos clave para preparar cuerpo y mente antes de la inmersión sin botella.

OMBRA
Partiendo de los datos que indican el incremento progresivo del running en las grandes ciudades, Nicolás Torrents, estudiante de Diseño de Interiores, ha diseñado este proyecto paisajístico basado en la conexión con la naturaleza para ubicarlo en la Carretera de las Aïgues. Ombra es un sistema modular de elementos urbanos que genera un diálogo con el entorno, sirve como punto de encuentro entre deportistas y ciudadanos y satisface las necesidades de descanso, entrenamiento, refrigerio y conectividad de los runners.

CYME
Tomando como inspiración los cuencos tibetanos y los pétalos de flor de loto, Ana Maria Valdevieso, estudiante de Diseño de Producto, ha creado CYME, un conjunto de piscinas de agua de mar pensadas para ser ubicadas en la Barceloneta o en la playa de Poblenou. Estas pequeñas piscinas implementan frecuencias de sonido para activar el área corporal y mental del que se sumerge en ellas. Cada frecuencia es aplicada dependiendo de las necesidades del usuario: relajación, meditación, problemas corporales, enfermedades respiratorias, de circulación o musculatura.

KULPT
José Tomás Oropeza, alumno de Producto, ha pensado en crear un conjunto de elementos escultóricos y mobiliario para la práctica del skate en los espacios públicos de Barcelona. Kulpt es el proyecto que conecta cultura y deporte a través del skateboarding, utilizando esculturas de estilo minimalista que también pueden ser intervenidas por diferentes artistas con el objetivo de convertirlas en obras street art. Estas piezas crean un juego visual en el espacio mediante la interacción de sus planos, y los materiales utilizados se transforman con el tiempo, plasmando así la idea de la evolución del entorno.

ON
La interacción de la activiad lúdica y el ejercicio físico han sido el punto de partida de la alumna de Diseño de Producto Lizeth Vanessa Vargas Barreto para crear ON, una escultura interactiva efímera de acero inoxidable. Esta pieza, cuadrada y con un círculo rotatorio central de casi dos metros, funciona de forma mecánica generando sonido cuya melodía depende de la velocidad del usuario al interaccionar con ella. ON se puede integrar en diferentes espacios de la ciudad, como parques, jardines o paseos, y también en espacios interiores de edificios públicos para fomentar un estilo de vida saludable y dinámico.

iedbarcelona.es

Texto: Rosario Muñoz

Deja un comentario