Chilemúsica

Ya no debería ser una sorpresa percibir como un país tan rico en cultura y tradición como Chile -y un proyecto como Chilemúsica- haya sido capaz de posicionar de una manera loable su música –a nivel global- en las últimas décadas.

No obstante, contar siempre con un extra de aliento detrás, que además de incentivarnos con sus sonidos esenciales sean capaces de descubrirnos con la escena más actual, es un impulso extra. Es ahí cuando entra la labor de una marca dinámica como Chilemúsica.

Los fundamentos de Chilemúsica

El pilar principal en el que se sostiene este proyecto es -como adelantábamos- el de hacer visible y posicionar a la industria musical chilena en un contexto global. Potenciarla como se merece.

Y con ello, representar el acceso de su escena más amplia en otros mercados. Uno de ellos es por supuesto España. La cual junto a México y Perú se erige como un destino ideal.

Bien por su hermandad con el idioma, la historia… ambas comparten una buena asociación, percepción y un desarrollo natural y orgánico en cuanto a oportunidades que tienen que ver con la cultura.

Nacimiento y desarrollo

Dicho propósito fue creado por la Asociación Gremial Industria Musical Independiente de Chile (IMICHILE), la Dirección General de Promoción de Exportaciones (ProChile), la Subsecretaría de las Culturas y las Artes, la Corporación de Fomento de la Producción (Chilecreativo) y la Sociedad Chilena de Autores e Intérpretes Musicales (SCD).

Un buen elenco de articuladores que unidos bajo un mismo paraguas ponen todo de su parte para compartir y dar a conocer su fruto patrio a través de ferias, festivales, mercados o instancias internacionales.

Es interesante resaltar que aunque los países citados son ‘objetivos’ esenciales, aquí la amplitud de miras no entiende de límites. Siempre a través de un intercambio enriquecedor: actuaciones en directo, mesas redondas, talleres, etc.

concierto Chilemúsica

actuación Chilemúsica

Ellas nunca bailan solas

Es impresionante como Chile nos ha nutrido de artistas pop donde siempre relucen las buenas vibraciones para el baile y la calidez de texturas pop.

Así sucede con nombres como Entrópica (cuyo último largo “Formas” es pura delicia; estará en la Feria IMESUR de este año), I.O. (a quien vimos en la edición virtual del Primavera Pro 2020), Sofia Correa, Valentina Marinkovic, MOVEDIZA o ANTÓNIMA.

artista de Chuilemusica

Sin olvidarnos por supuesto del halo de rebeldía y energía de Ana Tijoux o Mariel Mariel, ambas grandes activistas que siempre han defendido e impulsado la presencia de más mujeres en la industria musical chilena.

Aspiración que airosamente quedo patente gracias a la incursión y éxito de Francisca Valenzuela, Fernanda Arrau y por supuesto Javiera Mena. La lista como se sobreentiende, es realmente amplia.

Electrónica de altos vuelos y sonidos urbanos

El país andino es además cuna de grandísimos exponentes de los sonidos puramente electrónicos. Es el caso de los reconocidos a escala internacional Ricardo Villalobos, Matias Aguayo, Pier Bucci, e incluso Nicolas Jaar, quien aunque nacido en Nueva York es hijo del artista visual chileno Alfredo Jaar. Ambos no han dejado de explorar el futuro con su naturaleza.

Dentro de ese gran dirigible que es la electrónica chilena también existen otros nombres (aún) no tan afamados fuera de sus fronteras, pero a los que deberemos estar muy atentos. Citaremos por ejemplo el buen hacer de Masot Quijada o Yukka.

En cuanto a los sonidos puramente urbanos, Chile siempre tuvo un gran emperador: Tiro De Gracia. Si, aquellos de «El juego verdadero».

También deberemos tener presente desde ya a Hordatoj, Bronko Yotte, Denise Rosenthal o Centinela Spectro quienes usaron de un modo muy particular partes de la B.S.O. del “El expreso de medianoche” en su canción “Ghetto 0.6”.

 

Reciprocidad entre nuestros países

Un maravilloso ejemplo de la correspondencia que llega a surgir entre artistas chilenos y españoles es el de Jim Hast (el multifacético Jaime Muñoz). Además de ser un mago de los sonidos electrónicos traslucidos, el jazz emocional y los beats contemporáneos, ha hecho piña con gente como Piek.

artista Chilemúsica

Él y el compositor español de Elizondo (Navarra) publicaron en 2017 aquel maravilloso “That’s Me (Trippin’)”. Y lo hicieron en un sello valenciano: Sincopat. El proyecto Chilemúsica ha llegado para quedarse, desde OCIMAG seguiremos informando.

www.chilemusica.com > web site

Texto: redacción OCIMAG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *