Hay hombres a los que les gustan las mujeres y hombres que saben extraer la belleza de las mujeres. También hay hombres que además saben plasmar esa belleza femenina, y por último los artistas que la subliman. Héctor Pozuelo (Alaquàs, 1983) es un artista que sabe extraer en sus fotografías puramente analógicas la magia de la feminidad. Pozuelo alterna su trabajo profesional para firmas de moda y artistas musicales con esta faceta más personal, donde la naturalidad es el fondo sobre el que se cimientan sus imágenes de desnudo. El creador valenciano se integra en el hábitat de sus modelos y les da libertad, todo fluye, sin directrices, bajo la más estricta improvisación, y ellas son las que se desnudan (literal y metafóricamente) frente a la tente. Un trabajo fresco y sin adulterar gracias a esa vocación analógica que lo obliga a exprimir las posibilidades técnicas de la fotografía a la vieja usanza, cuando el arte estaba en el conocimiento técnico y el talento creativo del autor, y no en el ágil dedo del retocador digital. El fotógrafo encontró una herramienta impagable para la difusión de su trabajo en el uso de las redes sociales, concretamente Instagram… hasta que esta plataforma asociada a Facebook eliminó su cuenta por el uso inapropiado que hacía de ella. Traduciendo: Instagram no tolera los desnudos, ni cuando son arte.

 

www.hectorpozuelo.com

Texto: Agustín Velasco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *