Vivir sin tapujos, sumergirte en un viaje sin destino en el que lo principal es el devenir del ahora, que los complejos no formen parte de tu idiosincrasia y ser consciente de que la juventud hay que exprimirla. Toda esta mezcla de sensaciones anheladas se pueden extraer del trabajo del fotógrafo estadounidense Ryan McGinley, como el cuenta “mis fotografías son una celebración de la vida, lo hermoso y lo divertido. Son una palabra que no existe. Una fantasía. La libertad es real. No hay reglas. Son la vida que desearía vivir”. Un artista que desde pequeño ha bebido del ambiente creativo que le rodeaba, viviendo con artistas y músicos callejeros.

Con tan sólo 21 años ya supo que su gran pasión era vivir tras la mirilla de una cámara de fotos con la que retrataba a todo aquel que estaba presente en las diferentes situaciones que le acontecían. Cuando pasaron cinco años realizó su primera exposición en el Museo Whitney de Arte Estadounidense y ese mismo año fue nombrado fotógrafo del año por la revista American Photo Magazine. Tras años de carrera, después del 2004, McGinley decidió dar un giro a su obra dejando de documentar a sus amigos en situaciones reales. Se decantó por convertir el mundo onírico en real creando situaciones que el visualizaba como documentales. Sus inspiraciones son el realizador Terrence Malick y el fotógrafo neoyorquino Gilles Larrain, quien dice que “la fotografía es un medio para capturar el paisaje del alma en una persona”, una declaración clave para saber la influencia de este artista en McGinley. Ahora él se ha convertido en referencia para otros, como la banda irlandesa Sigur Ros que insertó una de sus instantáneas en su quinto álbum, del mismo modo su obra formó parte de Sigur Ros “Valtari Mystery Film Experiment”. Ryan McGinley recrea con sus fotografías de 50 mm una historia de liberación y hedonismos en interminables road trips por carreteras donde lo que prima es el disfrute, el presente y la vitalidad de la juventud.

www.ryanmcginley.com

Texto: Ana Miguel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *