Alita Ángel de Combate

“Alita: Ángel de Combate” se estrena el próximo día 15 de febrero. Una película que nos trae la 20th Century Fox donde se honra a esa serie de novelas gráficas tituladas “Gunnm” (juego de palabras en japonés con “arma” y “sueño”) de Yukito Kishiro. De hecho, una combinación de los cuatro primeros tomos. Alita: Ángel de Combate es una lectrizante adaptación para la gran pantalla que ya tuvo su versión en anime allá por 1993, ha sido realizada por Robert Rodríguez y James Cameron. Es la primera colaboración entre ambos, y pinta que no será la última. Esto huele a taquillazo, y como mínimo, a trilogía.

Técnicamente, una pasada

Se trata de un largometraje que entiendo es ‘obligatorio’ ver en el cine. Una sala como la barcelonesa Cinesa con tecnología Dolby Cinema (Vision y Atmos) donde además de ser acorralado por un sonido increíble, te la zampes en 3D. Dos horas exactas con las gafas puestas –las que me dieron al entrar, nada que ver con las anaglíficas, aquellas típicas con lentes de dos colores- que vas a agradecer muchísimo. Sobre todo si eres un apasionado de los ambientes retrofuturistas, la adrenalina tanto en carrera como en mamporros, los romances imposibles y un desfile sin igual de fx y cyborgs. Para mantenernos dando saltos en el asiento –es lo que pasa cuando hay mucha acción y tienes las 3D puestas- le concedieron al bueno de Robert Rodríguez casi 200 millones de dólares. Nunca antes dispuso de tal cantidad.

Sirva de ejemplo una de sus míticas cintas, “Machete” (2010), cuyo coste apenas pasaba de los 10 millones. El caso es que el texano y su más que extenso equipo han sabido aprovecharlos, por lo que se masca el éxito en taquilla. Conste además que se trata del primer trabajo de Robert clasificado como “PG-13 movie”. O sea, según el código americano, que está permitida para todos los públicos (los menores de 13 con supervisión de los padres). Para los que hemos seguido su trayectoria resulta extraño la casi ausencia de sangre. Y cuando esta brota, ¡acostumbra a ser de color azul!

La trama, importa

Nos encontramos en un futuro lejano (Siglo XXVI) donde como no, los más poderosos viven en su idílico mundo. Mientras el resto de mortales lo hacen entre los escombros de una urbe caótica. Me vino a la cabeza aquella con Matt Damon, “Elysium” (2013). Esos humanos que se consideran una raza superior en una ciudad flotante llamada Salem, el resto entremezclado a ras de suelo en la denominada Ciudad de Hierro.

Todo arranca unos 300 años después de un conflicto bélico de alta magnitud entre los colonos de la Tierra  y milicias de Marte, los URM (United Republic of Mars). Tenemos al Dr. Dyson Ido (Christoph Waltz) descubriendo en un vertedero lo que queda de un cyborg con rasgos femeninos, quien como ya te puedes imaginar es “Alita” (versión occidental de su nombre original: Gally, de “Galatea” en nipón). Como Ido es un genio construyendo y reparando cyber-organismos, decide rescatarlo y recuperarlo. Pronto comprobaremos que la tratará como si de su hija fallecida se tratase…

Alita Ángel de Combate

“Alita” despierta pero no sabe ni quien es, ni donde está. De hecho no recuerda ni reconoce nada. Es hora de comenzar a desenterrar recuerdos. Obviamente esto es gran parte de la gracia de la película. Pues poco a poco y en los momentos más intensos de la trama, irá teniendo importantes fogonazos de memoria. Lo primero que descubre este ‘ángel mecánico’ (interpretado gracias a la inteligencia artificial por Rosa Salazar) es una inusual fuerza y agilidad para el combate cuerpo a cuerpo –Panzer Kunst– que, unidas con su bondad, la harán crecer y erigirse como una auténtica salvadora.

Alita Ángel de Combate

Ciencia ficción y aventuras

Claro, su batalla no existiría sino hubiese un marcado lado oscuro. En este caso personificado e interpretado convincentemente por tipos como Vector (Mahershala Ali) o ese puro cyberpunk, un tanto desaprovechado, que es Zapan (Ed Skrein). Que también el gigantón y peleón mercenario Grewishka (Jackie Earle Haley). Ah, o  por supuesto el enigmático ser que todo lo ve: Nova. Este último, de vital importancia para el devenir de la más que posible saga ¡atención spoiler ya que esto no se sabe hasta el final! Interpretado desde un segundo plano por Edward Norton. Y para que todo el puzle encaje un poquito mejor. También personajes que no dejan claro de qué bando están como Chiren (Jennifer Connelly) o Hugo (Keean Johnson).

Alita Ángel de Combate

Alita: Ángel de Combate es una historia de ciencia ficción y aventuras para casi todos los públicos. Un relato de manga adaptado a la gran pantalla. Mezcla de imagen real y CGI, donde campan lo extraordinario. La crueldad y los secretos. Los futuros y los pasados inciertos. Así como el romance tanto juvenil como paternal. Cuenta con una ambientación brutal. Instantes espectaculares de acción, tanto en las luchas provocadas por tanta cacería como en ese vertiginoso juego extremo bautizado como “motorball”. Personalmente me ha convencido mucho más que otras adaptaciones convertidas luego en chasco como “Ghost in the Shell” (2017) o “Death Note” (2017). Esta última a cargo de Adam Wingard sí que fue para echarle de comer aparte… Con Alita: Ángel de Combate, me he quedado con ganas de mucho más.

Alita Ángel de Combate

Alita Ángel de Combate

La banda sonora, la controversia de los ‘ojazos’ y una curiosidad

En OCIMAG nos importa mucho la banda sonora que acompaña una película. En esta ocasión el encargo vuelve a recaer en un productor holandés. Que ha sabido como pocos reinventarse con los años. Hablo de Tom Holkenborg, antes conocido como Jukie Xl. Lo suyo es de quitarse el sombrero. En los últimos tiempos se ha lucido componiendo la música original para largos como “Mad Max: Fury Road”, “Mortal Engines”, “Black Mass”, “Tomb Raider” o “Deadpool”. Lo suyo es desde luego agitar con electrónica y cortes épicos. Se cuela entre las composiciones del neerlandés la canción de la londinense Dua Lipa “Swan Song”. Tema musical que ni pintado para describir el rostro más compasivo de “Alita”.

Alita Ángel de Combate

Comentaros antes de terminar que este manga que ya hemos citado y en el que se basa la película fue descubierto por James Cameron gracias a… ¡Guillermo del Toro!. De hecho este macro-proyecto estaba en su cabeza desde hace la tira de años, pero unos seres azules se interpusieron en el camino (los de “Avatar”, claro). Y sobre el revuelo montado alrededor de lo exageradamente grandes que son los ojos de la protagonista principal. La verdad es que si, son gigantones y expresivos a más no poder. Es curioso pues, aun siendo una tira de manga, ni siquiera en “Gunnm” los tiene dibujados de ese tamaño. Y me pregunto ¿necesitaban realmente de tirar de ese recurso para poner de relieve su aura y carisma? Pues no sé yo… Lo que si sé es que Alita: Ángel de Combate es un film altamente recomendable.

www.fox.es

Texto: Bruno Garca

Alita Ángel de Combate póster
Alita Ángel de Combate póster

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *