Cada día son más los usos y las aplicaciones que se hacen de la animación y el 3D en numerosos ámbitos de nuesta cotidianidad. Aunque la gran mayoría del público desconoce esta tecnología más allá de sus clásicas aplicaciones, como los videojuegos y las animaciones comunes, gracias a las redes sociales es posible dar con artistas que se dedican a la animación y el 3D de manera integral. Es el caso de Oliver Latta aka Extraweg, un diseñador de Motion Graphic que a partir de abrir una cuenta en IG y publicar sus trabajos personales, con un extra de exploración, inconformismo y actitud, ha visto crecer exponencialmente su popularidad, sus seguidores y por extensión, el volumen de trabajo de su estudio. Hablamos con Oliver de su trabajo, de su estudio de diseño y del papel de la animación y el diseño 3D en la comunicación actual.

¿Qué significa Extraweg? ¿Por qué llamar a tu proyecto así, y no utilizar tu propio nombre? Me pareció apropiado escoger un nombre que representara tanto mis propios valores como diseñador y también la identidad de Extraweg como estudio de diseño. Extraweg es la suma de las palabras alemanas extra y weg. Si tomamos sus definiciones (weg en alemán significa ‘camino’ o ‘dirección’) nos damos cuenta de que el nombre en sí mismo ya supone una clara declaración de intenciones. Extraweg es provocación, inconformismo, riesgo, personalidad y actitud.

Te defines, en primer lugar, como motion graphic designer. ¿Qué te atrajo del motion graphic design para decidir ganarte la vida con ello? Siempre he sido una persona muy creativa, pero tardé en descubrir cómo canalizar toda esa imaginación. Fue después de estudiar Fisioterapia cuando decidí dar un cambio de 180 grados en mi vida y matricularme en la Universidad Bauhaus, en Dessau, para estudiar diseño. A partir de ahí, todo ha ido sucediendo de manera muy natural en mi carrera. Lo que realmente me apasiona de los motion graphics y la animación es la libertad creativa que tengo, donde los únicos límites los marca la propia imaginación.

¿Para qué tipo de encargos has trabajado como motion graphic designer?, ¿qué tipo de marcas y empresas solicitan tu trabajo? Aún estamos alucinados con el rápido crecimiento y la enorme exposición que Extraweg está teniendo gracias a las redes sociales, y por las que cada día recibimos diferentes propuestas. Recibimos muchos encargos de todo tipo de empresas, de la industria de la música, el cine, propuestas para conferencias, clases magistrales, etc. Lo bueno es que los motion graphics y la animación son disciplinas aplicables a una gran variedad de sectores; lo malo, que poca gente es consciente de que existe una gran diferencia entre el 2D y el 3D, y que para producir apenas cinco segundos de vídeo se necesita invertir muchas horas de intenso trabajo, lo que se traduce en mayores costes.

En el trabajo personal que muestras en tu web y en tu perfil de Instagram está siempre implicado el cuerpo humano. ¿Alguna fijación al respecto? No se trata tanto del cuerpo humano, como del propio ser humano. La desnudez es tan solo un recurso estético para simplificar visualmente el vídeo y que el espectador perciba mejor el argumento. En cada vídeo trato de reproducir conductas o situaciones que provoquen emociones y que la gente pueda identificar como propias.

La estética de estos trabajos es muy pop, inundando todo de rosa chicle y tonos nacarados. ¿En qué te basas para elegir la paleta de color de tus diseños? Los vídeos a menudo son inquietantes, así que empleo materiales monocromos, colores brillantes y movimientos algo ralentizados como contrapunto. Al igual que con el tema de la desnudez, se trata únicamente de recursos visuales con los que pretendo evitar que las animaciones parezcan demasiado amenazantes y distraigan del contenido.

En contraposición a la ternura de estos colores, la mayoría de las acciones que se muestran en tus diseños son angustiantes, destructivas, decadentes… ¿Cuál es su motivación? Normalmente encuentro la inspiración para mis vídeos en situaciones cotidianas; me divierte jugar con ellas y presentarlas de manera ambigua e incómoda. Para mí es importante no dirigir el contenido demasiado en una dirección. Busco deliberadamente agitar al espectador y obligarle a pensar por sí mismo. Intento no dejar nunca indiferente a nadie.

¿Cuál es el punto de partida de tus diseños? Cuando empiezo un trabajo, para mí es tan importante el argumento como la propia técnica. Por eso intento que cada vídeo sea un desafío: siempre busco nuevas formas de representación que a la vez ayuden a contar la historia. En cuanto a las historias, en cada publicación existe en cierta manera una crítica social, aunque también es cierto que ninguna corresponde a un hecho concreto. Como artista, intento centrarme más en provocar sensaciones en el espectador, a menudo sensaciones incómodas que le hagan salir fuera de su zona de confort y que le permitan buscar diferentes interpretaciones.

¿Cuál es la diferencia entre el motion graphic design y la animación? Es cierto que los motion graphics y la animación son disciplinas que a veces se confunden. Además, ambas emplean las mismas herramientas de software (After Effects, Cinema 4D, Houdini, Maya y Photoshop, por nombrar algunas) y se complementan entre sí. Animación significa dar vida o sensación de movimiento a objetos inanimados y suele incluir personajes que a menudo imitan situaciones de la vida real. Realista o no, 2D o 3D, pero generalmente reproduce comportamientos cotidianos. Los motion graphics se emplean sobre todo para animar textos, números, etc. Los vemos especialmente en la industria del cine, en los créditos de las películas o programas de TV en donde se aplican para hacer las presentaciones más atractivas. En resumen, ambas disciplinas tratan de dar vida a algo, pero mientras que la animación se centra en los personajes, los motion graphics se centran más en elementos formales como el color, el espacio o la tipografía.

¿Qué importancia tienen ambas en la comunicación visual actual? El 90% de la información que percibe nuestro cerebro es visual, por lo que cualquier estímulo tiene una enorme influencia en las actitudes sociales y en los comportamientos de las personas. Cada vez son más las empresas que quieren innovar y mostrar sus productos de una manera más original, y la libertad creativa de los motion graphics y la animación ofrece posibilidades infinitas, por lo que un vídeo 3D puede ser mucho más espectacular que uno real, de ahí la importancia de estas disciplinas en la comunicación.

¿Consideras que el motion graphic design es también una forma de arte digital? Si, ¡por supuesto!

¿Qué disfrutas más? ¿Tu faceta como motion graphic designer o como director de arte? Las dos facetas me gustan, y en ambas me siento cómodo, aunque como director de arte siempre existe una mayor libertad creativa. El mejor ejemplo es la cuenta de Extraweg en Instagram, en donde puedo dar rienda suelta a mi imaginación.

 

www.extraweg.com

Entrevista: Rosario Moñoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *