Seguro que Martin Gretschmann, de pequeño ya era un culo inquieto de mal asiento, porque nunca ha parado de curiosear e investigar entre sus cacharros…