JAVIER PALACIOS / ENTREVISTA

Paradoja entre el poder de seducción de la obra

JavierPalacios_in_web1

Javier Palacios comenzó su formación en Jerez, en la Escuela de Arte, pasó por la Facultad de Bellas Artes de Sevilla y acabó la licenciatura en Valencia. Numerosas obras suyas forman parte de colecciones como la del Museo Histórico de San Fernando, DKV o la Fundación Winterthur. En 2010 obtuvo una beca de Producción Artística Grand Tour que lo llevó a Gdansk, Polonia. En 2014 ganó el premio Enrique Ginestal de Toledo y el muy destacable galardón BP Portrait Award Visitor’s Choice de Londres. Shit Behind Beauty, su primera exposición de 2015, tendrá lugar en la galería valenciana Espai Tactel

 

 

 

 

Algunos creen que el artista nace, otros que se hace. ¿Cómo llega Javier Palacios al mundo del arte? En mi familia, aunque no hay ningún miembro con una formación específica en arte, sí que ha existi- do desde que yo era pequeño una gran sensibilidad por lo artístico y así se me ha transmitido. Un caso curioso es el de mi bisabuela paterna: era una excelente pintora y vendía sus trabajos. Esto, siendo mujer en un lugar como era el Jerez de posguerra, es digno de tener en cuenta. Mis padres siempre me han llevado a exposiciones y nunca han puesto ningún impedimento a que experimentara con lo artístico.

 

Escribes tu tesis en torno al concepto de retrato en un ámbito acotado y geográficamente muy concreto, el de Valencia. ¿Qué es lo que más te interesa de los artistas cuyo trabajo has escogido analizar? El género del retrato se ha vinculado en las últimas décadas a una práctica artística trasnochada. En mi tesis doctoral defiendo el poder de la representación del rostro que siempre sobrevive y se nos presenta en el arte de infinitas maneras. Los artistas que analizo son un ejemplo de esto, pues emplean la representación del rostro como una herramienta para transmitirnos cuestiones de muy diferentes maneras, que se alejan de las tradicionalmente relacionadas con el retrato.

 

¿Qué hay en las personas que tú mismo eliges retratar para tu obra? Son siempre personas de mi entorno, de mi generación. Cada uno de estos rostros busca empatizar con el espectador y expresar una sensación de perplejidad ante lo que le rodea. Por supuesto, en el contexto de crisis que vivimos actualmente podemos encontrar matices relacionados con una generación perdida, pero pienso que hay algo más universal e imperecedero detrás de estos grandes rostros.

 

¿Cómo entiendes la evolución de los cánones de belleza en lo pictórico? Imagino esta evolución de la siguiente manera: se ha ido añadiendo agua a una botella de plástico, y desde hace relativamente poco tiempo la botella ha explotado por la presión. Ahora el agua se encuentra esparcida por el suelo, y el artista trata con sus propias manos de recuperarla para tratar de dar una forma nueva al continente.

 

Háblanos, por favor, de tu próxima exposición. ¿Hay suciedad tras lo bello? ¿De dónde viene el título Shit Behind Beauty? La mierda detrás de la belleza, un mensaje claro y directo. En la elección de las imágenes que están conformando este proyecto hay un grado importante de intuición y pura atracción por la superficie de los materiales de desecho, lo que sobra y es inútil. Se produce también una paradoja entre el poder de seducción de la obra gracias a la transformación que se ha dado en ella, cubierta con spray de oro, cobre…, y el origen de la misma, a la que no prestaríamos atención en lo cotidiano. Para mí hay en el fondo de todas estas obras una especulación sobre la mentira, la belleza, lo superficial y su contenido, que se podría extrapolar a muchos campos de reflexión.

 

¿Qué opinas sobre la parte comercial del arte? Esa combinación de poder vivir del arte y ser fiel a uno mismo en ocasiones genera cierta controversia. ¿Te sientes cómodo trabajando con galería y exponiendo en instituciones públicas? Hasta ahora, el mercado del arte me ha permitido desarrollar mi trabajo de una forma totalmente libre. Que esto sea así en un momento especialmente complicado hace que me sienta afortunado y por ello veo la parte amable del mercado, aunque no puedo dejar de darle un matiz negativo al uso de lo ‘comercial’. Sí que puedo decir con seguridad que vivimos una situación compleja, donde han surgido muchos procedimientos de trabajo con diferentes formas de hacer llegar la obra al espectador, y que es muy útil.

 

¿Por qué confías en ser representado por galeristas hoy en día? Yo tengo una relación especial con mis galeristas. Somos de generaciones muy cercanas y nuestros espacios de trabajo también son muy próximos. Tenemos una idea parecida sobre cómo conseguir los objetivos a través de la intensidad en el trabajo, y aunque en muchos aspectos tenemos opiniones radicalmente distintas, creo que esto nos enriquece. Las galerías te permiten acceder a circuitos, espacios y espectadores que de otra manera no sería posible. Proporcionan también difusión y respaldo, y, en el mejor de los casos, son capaces de darle un lugar en el mundo a las obras que cogen vida en el estudio.

 

¿Hacia dónde se dirige Javier Palacios? Actualmente presento mi primera exposición individual en la galería Espai Tactel de Valencia, y también en mi tesis doctoral. Para finales de año ha surgido un proyecto expositivo en Londres, y estoy cerrando unas residencias en Los Ángeles, Ámsterdam y Florencia para realizar en la próxima temporada.

 

 

www.javierpalacios.es

 

Entrevista: Marisol Salanova

 

 

Fecha publicación: 29 Abr, 2015 | Arte, Contemporáneo, Entrevistas | www.ocimag.com |

Deja un comentario

*(denota un campo de llenado obligatorio)